Mis amigos

Traductor

Directo a tu buzón

domingo, 13 de mayo de 2012

AURORA


Aurora. Sólo conozco su  nombre. Aunque si me miro al espejo, puedo aventurarme un poco más sobre su aspecto: mujer menuda, tez clara, pelo oscuro a lo “garçon”, ojos oscuros, mediana edad, sonrisa transparente… Ese sería su físico.

 Me pregunto cómo es ella. ¿Cómo es su interior?. ¿Por qué aquel desconocido sonrió abiertamente al cruzarse con mi sonrisa?. ¿Tan parecidas somos que causó ese impulso de coger mi brazo y preguntar?.

Sorprendido ante mi negativa, repitió su nombre. Incrédulo, sin perder ese rayito de luz en el fondo de sus ojos, pidió una disculpa y siguió su camino. Para cuando me volví a mirar, el desconocido seguía sonriendo a esa falsa imagen.

¿Dónde la conoció?. Da tanto juego esta pregunta. Un verano en cualquier playa. Un otoño, en una ciudad tan elegante como la que estaba visitando en ese momento. Un invierno, en una visita a otro país. Una primavera, navegando por las redes sociales.

¿Le contará algún día su anécdota?. Me imagino la conversación. Te confundí, creí verte en otra persona. Nunca pensé que vendrías a verme. Me alegró volverte a encontrar. Todo fue una ilusión.

Por un momento, un instante fugaz, le di la felicidad a un desconocido. ¿Aurora, eres tú?.






8 comentarios:

  1. Recuerdo haber leído este texto en Búho y también recuerdo la respuesta (jejeje). Qué curioso es dentenerse en los pensamientos que nos ocupan los extraños. Durante un breve tiempo participamos en vidas que nunca más volveremos a cruzarnos y emitimos sensaciones que luego olvidarán.

    C'est la vie...

    ResponderEliminar
  2. Yo vi a aquel individuo y de la risa del momento de la confusión, pasé luego a compadecerle por la ilusión tan grande que mostraba y la desilusión, en la misma medida, que se llevó.
    Más tarde, ya digerido el tema, supongo que se quedaría con el momento de alegría.
    Al menos, yo lo habría hecho así. O no.
    Bonito texto, sugerido a partir de un equívoco fisonomista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se llevó el lote completo: ilusión y desilusión. Bss

      Eliminar
  3. Esta Aurora haciendo doblete, jejeje.
    Qué caprichoso es el destino a veces. C'est la vie, tocaya y gracias por comentar también aquí. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Cuando leí este texto en búho me pareció precioso, ahora que lo he vuelto a leer no sólo me lo sigue pareciendo, si no que además ahora pienso en las lindas historias que pueden comenzar por esas extrañas casualidades.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Maite!!!. Las casualidades nos arrastran a experiencias inolvidables. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Que belleza de poema...Mi Auro te ha descrito perfectamente...eres un sol mi dulce amiga...te amo princess🦋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué alegría me da lo que me dices, mi querida Aderet. Así fue... como empezó todo.
      Gracias por ver así de bonito este guiño.

      Mil besitos, preciosa mía.

      Eliminar

Toda imagen tomada de la red será retirada si el autor así lo solicita.

Gracias por danzar conmigo.