Mis amigos

Traductor

Directo a tu buzón

martes, 10 de septiembre de 2013

EL CUPO DE LAS SORPRESAS II (Versión de él)

El otoño me arranca sentimientos contradictorios, hace que odie todo lo que gire en torno a mí. Llevaba más de una semana visitando esta ciudad, la sentía distinta desde la última vez que estuve. Hoy, el día no invitaba al paseo, amaneció plomizo y amenazando lluvia, así que opté por una tarde de lectura en cualquier cafetería.

Los truenos me separaron del libro, el agua comenzó a caer con fuerza, con ira, como si quisiera vengarse de nosotros. Las gentes corrían en busca de un refugio seguro, la plaza se convirtió en un ir y venir de personas. De entre la muchedumbre apareció ella, no llevaba prisa, ni paraguas, la vi dirigirse hacia un edificio, resguardarse bajo su cornisa, aun así la lluvia quiso formar parte de su indumentaria.

Pasaron unos minutos y seguía allí indefensa, confusa y con la mirada perdida en algún punto del suelo. Algo dentro de mí me empujó a dejarlo todo, coger mi paraguas y salir en su ayuda. No pensé en su negativa a acompañarme, ni se me pasó por la cabeza.

No se percató de mi presencia hasta que me planté frente a ella y le tendí la mano. Le pedí que me acompañara a un lugar seco, tuve que repetírselo varias veces,  no entendió mi idioma en ese primer intento o no quiso que la molestara. Mas no podía irme, algo me lo impedía, así que con la mano tendida repetía una y otra vez que me acompañara.

Al fin accedió y aceptó refugiarse bajo mi paraguas. Entramos y la invité a que tomara algo para entrar en calor. Ante mi sorpresa fue consintiendo a todas mis invitaciones. Su temor se fue quedando atrás para dar paso a una conversación desenfadada y aunque su inglés era bastante bueno, algo delataba que no era de ese país.

La tarde fue cayendo a la misma vez que lo hacía la lluvia. Consumimos unos cafés y varios temas de diálogo. No profundizamos en nosotros mismos, por prevención, por desconfianza, por timidez ¿quién sabe?

Olvidé todos los pensamientos negativos que había albergado aquella misma mañana, mi odio hacia esa húmeda estación, mi malestar por el día amanecido, el fastidio de no poder disfrutar de mi último paseo por la ciudad. Me sorprendí riendo sin reservas, absorbiendo sus miradas, disfrutando de su compañía, me sentí yo, de nuevo yo. No desvelé que partía al día siguiente, que mi estancia allí ya no tenía sentido.

Entendí que ambos ocultábamos un pasado con un fantasma, conocía los síntomas y lo que a mí me había llevado hasta allí, pero… ¿y a ella? Respeté que sólo me diera su dirección.

La lluvia dio una tregua, la misma que ella aprovechó para salir huyendo. Su prisa en la despedida la delató. ¿Qué había pasado de pronto? Busqué y rebusqué en mi cabeza cualquier cosa que la hubiera podido incomodar, no hallé nada. Se fue sin más. No dio oportunidad para una cordial ceremonia de separación. Me quedé solo ante un libro, un paraguas y su recuerdo.

Desde que volví a la rutina de mi vida me debatía entre escribirle contándole quien soy y lo que soy, o presentarme en su casa y decirle que no la he podido olvidar, que desde que apareció en mi camino el otoño tiene su mismo color.

Llegó Navidad y no había dado señales de vida, intuí que jamás volvería a saber de ella. Quien no lo intenta no lo sabrá jamás, eso me dije mientras preparaba un ligero equipaje, así que con un no como pasaporte cogí aquel vuelo, rumbo a lo desconocido.

Mis dedos temblaban cuando presioné el botón que me devolvería su voz. Una vez más repetí la frase con la que me presenté ante ella aquella tarde. La puerta se abrió, los latidos de mi corazón subían agolpándose en las sienes a la misma vez que iba ascendiendo hasta su piso. El ascensor paró en su planta despejando la incógnita, su acogida no dejaba dudas. ¿Hablan los abrazos? Yo creo que sí.






41 comentarios:

  1. wow, que lindo Aurora... me has dejado sin hablas... lo tuve que releer y me metí en el personaje narrador.
    A veces dejamos ir las cosas, pero todo tiene un por qué.
    ENHORABUENA
    CARLOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carlos, me alegro de que te haya gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Amor al primer mordisco, se llama a ésto. Es lo mejor que te pueda pasar. Y no importa lo que dure. :)
    Siempre hay que intentarlo.
    Muy bien contada la historia.
    Besos querida Aurora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que dure, dure..., al menos hay que intentarlo.
      Tus visitas siempre son bien recibidas, gracias Ohma.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. AH! me encanta la visión masculina! Muy buena idea,para marcar las diferencias,y las similitudes! Muy original querida Auro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Luni, me encanta que te encante, jejeje.
      Un besazo.

      Eliminar
  4. Jo, es un flechazo en toda regla y en ambos sentidos. Qué bonito, Toc!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo difícil que es que se de en ambos sentidos!!!
      Gracias Toc, por tu comentario.
      Besazos.

      Eliminar
  5. Bien, ahora nos queda la versión de la lluvia, o la del tiempo futuro...
    Abrazos, hoy especiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, Ay Amando!!! No me tientes que me acabas de dar una idea, y la voy a anotar.
      Tus visitas siempre me animan.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Me ha encantado confrontar las dos versiones de esta hermosa historia romántica. Has tenido una idea genial.
    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre en una misma historia hay varias versiones, ya se sabe...
      Gracias Funámbulus, por tu huella.
      Besos.

      Eliminar
  7. Ayyy...este punto de vista de él me ha gustado más, se te da genial ponerte en el papel de hombre!! yo quiero uno así!!! jajajajaja. Qué lindo momento, qué lindo encuentro... esto continua? desde luego es el comienzo de una gran historia.
    Besos querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que es porque en casa querían un chico y llegué yo, jajaja.
      Supongo que con este momento hemos soñado más de una, por un encuentro así hemos dejado volar la imaginación y soñar... ufffff, que me lío, me lío.
      Un abrazo Maite, me alegro de que te haya gustado, gracias.

      Eliminar
  8. Siempre me ha interesado ver las cosas desde los distintos puntos de vista. Nos damos cuenta, cuando confrontamos dos versiones de un mismo hecho, cómo hay verdades absolutas que pueden ser distintas según quién la viva.

    Lo malo es que siempre pensamos que nuestra versión y visión, es la buena.

    Me ha encantado

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, siempre creemos que nuestra versión es la buena, pero nos guste o no, no siempre es así.
      Agradezco tu comentario Beatriz, es un placer tenerte por aquí.
      Besos.

      Eliminar
  9. ¡Me encanta! La versión de ella me gustó, pero ésta... ¿Quién no pensó alguna vez realizar una llamada, coger un tren, arriesgarse a unos ojos que no recuerdan mientras el corazón sigue latiendo al compás de un nombre?
    Ya ves..., como tú, aún sigo siendo romántica; no tenemos remedio.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tenemos remedio, querida mía. Arrebatos en su justa medida, eso es lo que mantiene el equilibrio de una relación.
      Me alegro de que te guste, y ya sabes lo que agradezco que te pasees por mi rincón.
      Un fuerte abrazo, mi Gondo.

      Eliminar
  10. He tardado en llegar pero aquí estoy, no me pierdo nunca una segunda parte. Un relató a dos bandas, resulta muy interesante ver los dos puntos de vista.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es bueno conocer la otra versión, jejeje.
      Gracias por pasarte amigo Luis, tus palabras nunca caen en saco roto.
      Otro fuerte abrazo.

      Eliminar
  11. Da gusto volver a la normalidad despues de un intenso verano y leer como primer escrito este mismo. Aun no he leido la primera parte pero ahora voy a ello ya que me he quedado con el regustillo de querer mas. Feliz otoño Aurora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de tu vuelta amigo Rendan y sobre todo de que te hayas dejado caer por mi espacio. Gracias por venir.
      Feliz otoño para ti, también.
      Besos.

      Eliminar
  12. Eres muy buena escribiendo Aurora,logras captar el interés del lector en tus relatos.
    Un abrazo
    Isabel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Isabel. Vuestros comentarios son mi inspiración, y los que me animan a seguir creando historias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Prometo venir en un par de horas y leerte con calma, esta primera y segunda parte de tu texto, a grandes rasgos he visto tu y me gusta, me hago seguidora tuya satisfecha de lo que veo.

    He trasladado el blog, te dejo el enlace al nuevo espacio.

    http://deliriodeti.blogspot.mx/

    Te envío un beso Auroratris, regreso para leerte sin premura, veo vale la pena tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cielo, es un placer tenerte aquí y por supuesto agradezco mucho el que me pases tu enlace.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. Los abrazos tienen su lenguaje propio. Sin duda.

      Saludos

      Eliminar
    3. Sí, un lenguaje único y personal.
      Un besazo, Trini.

      Eliminar
  14. Gracias por pasar por mi sitio, tuve unos problemas esta semana y no pude visitar a muchos. Agradezco la fidelidad. Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer leerte, siempre sorprendes con algún dato interesante.
      Besazos.

      Eliminar
  15. Sí, los brazos hablan incluso desde el silencio.

    A mí el otoño me trae nostalgias.

    Precioso texto, Auroratris.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también, el otoño tiene esa serenidad que nos invita a añorar.
      Gracias María, me alegra tenerte por aquí.
      Besotes.

      Eliminar
  16. No cabe duda que la lluvia da algo más que escalofríos, también puede aportar el cálido encuentro de sensaciones con final feliz o al menos, tener ocasiones para ello. La lluvia abraza los sentimientos al azar. Besos Aurora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has dejado una frase preciosa: la lluvia abraza los sentimientos al azar.
      Gracias por comentar, Lumi.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. GRACIAS QUERIDA AMIGA POR ESTAR SIEMPRE, POR VENIR A TOMAR EL TÉ VIRTUAL PARA COMPARTIR ALGO DE LO MUCHO QUE TODOS ME DAN, POR TUS PALABRAS.

    UN BESO GRANDE.

    SIEMPRE HAY QUE BUSCAR OTRA OPORTUNIDAD, LOS ABRAZOS HABLAN Y MUCHO.

    ResponderEliminar
  18. Aqui la integrante retrasada del club de las sorpresa encantada de esta nueva perspectiva y saboreando este otro lado de la sorpresa

    Un besote enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre agradezco tu paso 40añera.
      Un besazo.

      Eliminar
  19. Me dejas sin palabras; eres original hasta en los títulos de tus entradas, no sólo en lo que escribes, y para ambas cosas hay que valer. Nunca te lo he dicho, pero creo que deberías intentar publicar tus textos, como le sugerimos a una que las dos conocemos bien.

    Un beso, bella amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin palabras me he quedado yo, a ver ahora qué te digo?? Publicarlos, ufff ni lo he pensado!! Mejor esperamos a que lo haga ella y después nos lanzamos los demás, jajaja.
      Agradezco mucho el tiempo que dedicas en pasar por aquí. Tú y yo sabemos lo escaso que lo tenemos.
      Un abrazo, amiga.

      Eliminar

Toda imagen tomada de la red será retirada si el autor así lo solicita.

Gracias por danzar conmigo.