Mis amigos

Traductor

Directo a tu buzón

miércoles, 24 de septiembre de 2014

UNA CALLE PARA RONDAR

                                              

Se posó la tibieza del otoño entre las arrugas que bordaban sus ojos. El vuelo de una hoja trajo un fragmento adolescente. En la esquina de sus besos se remueven los de antaño. - Bésame otra vez. Pedía bajo la tímida luz de una farola al final de la calle.

-Bésame otra vez. - Le rogaba con la mirada, con la boca, con la voz… Prendida de su cuello ansiaba conservar el sabor de sus labios hasta la siguiente cita. Bajo las indiscretas miradas de las almas nocturnas los ruegos y los besos se manifestaron con caprichosa fantasía.


foto de internet
Apoyada la espalda en la pared, la rodeaba fuertemente con sus brazos. Mientras, ella acariciaba las ondas de su pelo,  el recio cuello y las pequeñas orejas tan bien esculpidas. El brillo en los ojos delataba el deseo de querer parar el tiempo.
Borrosa imagen guardada en el fondo de un ayer.

De vez en cuando regresa a aquella calle. Otros jóvenes usurpan el lugar repitiéndose la misma escena. Abrazados, comiéndose con la mirada, con las manos, con los cuerpos. Buscándose las bocas y oyendo la misma oratoria.

Se sonríe al comprobar que la historia se reproduce con la complicidad del día. Impensable en su época.

La noche y sus sombras protagonistas de los encuentros.

Los últimos rayos de sol le bañan el rostro antes de cerrar las cortinas y recogerse en su cómoda vida. Espanta otros pensamientos como si de un insecto se tratara dedicándose a tareas rutinarias.

Otra vez el otoño le llueve nostalgia.





                                                                                         

31 comentarios:

  1. ¡Cuántos habremos vivido esas escenas de enamorados! en las que los ojos brillaban mientras descubrían el deseo de los cuerpos hambrientos desabrochando con ansias los botones del deseo que hacían entrever el escote de unos pechos deseosos de ser acariciados por la mano del enamorado, en las noches sin lunas, o en las de las lunas llenas reflejando la ilusión de almas enamoradas de bocas hambrientas de ilusiones, apoyados en la pared, rodeados de sus abrazos entre miradas furtivas deseosas, descubriendo el deseo de los besos, y caricias, de los cuerpos enamorados, ¡¡¡seremos tantos lectores los que así recordemos con tu entrada aquellos momentos pasados!!!! lo único que, aquellos rincones y calles, quedaron muy lejos, porque se cerraron las puertas de aquel tiempo pasado.

    Me ha encantado tu entrada, como todas las que escribes, Auroratris, siempre me resulta un placer leerte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, me encanta tu comentario me hace recordar ese ayer cuando inocentemente descubría el juego del amor. Es cierto que aquellas calles con sus rincones quedaron atrapadas en el pasado. A veces buscan su momento de gloria colándose como ráfagas, casi siempre en otoño.
      Un halago para mí tu comentario y tu visita. Gracias.
      Mil besitos.

      Eliminar
  2. Así es la nostalgia, te ataca con recuerdos, con añoranzas o deseos que quieren ser posibles. y te ves en otros, y quieres ser ellos...

    Siempre sabes expresar más allá de las palabras.

    Besos dulces Auro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La nostalgia siempre ataca cuando bajamos la guardia, Dulce. Aprovecha ese momento de debilidad para hacer de las suyas.
      Muchas gracias por tus palabras, siempre me animan.
      Mil besitos.

      Eliminar
  3. Ay, el otoño, que trae la nostalgia a nuestras cabezas... Se alargan las sombras, se apaga la luz y todo se vuelve más íntimo, más intrínseco. Es entonces cuando nuestros recuerdos afloran y sentimos esa punzada de morriña...

    Precioso, Toc, como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La falta de luz provoca ese estado de morriña. No quiero ser impaciente pero necesito que venga el verano, YA.
      Gracias, Toc, por tus mimos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Ahh esa imagen de los enamorados escondidos,protegidos por la oscuridad es eterna! Y has sabido recrearla con ese toque de nostalgia y rubor que nos acompaña luego en la vida...Hermoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una imagen que se repetirá por siempre. Así es, mi Luni.
      Gracias, preciosa, por tu comentario.
      Un abrazote.

      Eliminar
  5. Tienes una manera tan preciosa de contar las cosas, que me emociono...

    Que escena tan bonita...

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carmen.
      Bonito es tenerte aquí.
      Mil besitos.

      Eliminar
  6. hay esas esquinas y esos deseos que lejos me llevan y no de lugar sino de años ,pero siempre se ve el lugar ocupado por otros ja ja y recuerdas las ansias perdidas
    besitos cielo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me queda lejos de años, Txatxa, jejeje.
      Mil gracias por tu comentario, guapa.
      Besotes.

      Eliminar
  7. Recuerda, y creo que recuerda lo bueno y lo malo, pero la rutina siempre está ahí para echar una mano.
    Las historias se repiten aunque se cambie de actores.
    Muchos besos Aurorica, :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es, lo bueno y lo malo. Ay, esa rutina, Ohma.
      Cuánto agradezco tenerte de nuevo por aquí, guapetona.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Es precioso como le das al recuerdo (fragmento adolescente) un toque de nostalgia, donde casi navegan de los instante en la propia realidad, es como estar presente ,aun sabiendo que es un recuerdo, una mezcla de la percepción del presente y un pasado que se hace latente. Auoratris tienes una manera preciosa y muy particular de escribir y trasmitir.
    Un saludo Auroratris.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos tenemos algún recuerdo atesorado, de vez en cuando lo sacamos a pasear por los pasillos de la mente y lo volvemos a vivir como si fuera hoy.
      Gracias por tu comentario, Agapxis, es una sobredosis de autoestima.
      Saludos.

      Eliminar
  9. Ays!!!! Sieeeeempre me sacas un suspirito, de nostalgia en este caso.
    Lo curioso es que no me ha llegado una nostalgia adolescente, sino de cuarentona redescubriendo la pasión.
    Con esta canción además empezó todo, y como al leerte me venían a la cabeza los compases, te la regalo:

    Esta noche contigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La pasión, el amor... no hay una edad. Sentir es señal de que estamos vivas, jejeje. Me alegro mucho de que hayas vuelto a vivir esos vértigos, tsunamis, mariposas o como lo queramos llamar, vivirlo y sentirmo así.
      Gracias por el comentario y por la canción. Sabina... me encanta.
      Un besazo de fin de semana.

      Eliminar
    2. Bueno...jeje, lo viví, lo sentí y se terminó, pero ahí estuvo

      Eliminar
  10. CUANTAS IMÁGENES QUE SE REPITEN EN LA MEMORIA PARA SELLAR AMORES LEJANOS, NOSTÁLGICOS QUE QUEDAN POR SIEMPRE GRABADOS EN EL ALMA.
    UN BESO GRANDE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imágenes olvidadas que en momentos de nostalgia aparecen nítidas, como si fuesen de un ayer cercano.
      Besos, Luján.

      Eliminar
  11. un momento de tu vida
    un aroma que estuvo
    un amor a lo lejos que guardas el recuerdo
    de la piel
    hermoso tu poema de oro de tus letras

    ResponderEliminar
  12. Pues sí, era mejor de noche, entre sombras. La luz es la mayor impostura del amor.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, Amando.
      Mil gracias y mil besos.

      Eliminar
  13. Me repito y te comento con estos blogs

    Una nostalgia dulce y llena de poesía en tus letras.

    Un recuerdo intenso y bello.

    Son momentos inolvidables, que pueden no volver; pero que tienen una huella profunda en nuestro interior y en el recuerdos nos hacen vivir dos veces.

    Se repite en cada gran amor…

    Bellísimo lo que escribes.

    Montón de besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que se vive intensamente se recuerda con fuerza, con añoranza... una y otra vez.
      Agradezco que te repitas, Carmen.
      Mil besitos, guapa.

      Eliminar
  14. GRACIAS POR VENIR A COMPARTIR LA TAZA DE TÉ COMO TANTOS MARTES DESDE HACE MUCHO TIEMPO. ES UNA MANERA DE SENTIR LA AMISTAD MÁS CERCANA.
    UN BESO GRANDE.

    ResponderEliminar
  15. Es que el otoño es sinónimo de nostalgia y sabor a ayeres

    Como siempre se me eriza la piel con tus letras
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito lo que me dices!!
      Mil gracias por tus letras.
      Besotes de domingo.

      Eliminar

Toda imagen tomada de la red será retirada si el autor así lo solicita.

Gracias por danzar conmigo.