Mis amigos

Traductor

Directo a tu buzón

miércoles, 22 de marzo de 2017

ETÉREO








Brama el alma cuando se le arranca la piel a jirones, 
 arrojándola al fuego del olvido nace el embeleso 
crepitando recuerdos sembrados de infertilidad. 
Genuino el latido acólito 
que morirá antes 
de palmear la pared opresiva 
del ayer, 
se extinguirá 
el último suspiro 
concertado 
con la 
sal.

©Auroratris  









domingo, 19 de marzo de 2017

BAZA








Aprendo a jugar tus cartas barajando los guiños disuasorios que confunden el corazón con la escalera de color. Me desnudo en la secta de tu abrazo perdiendo las prendas que rozan mi excitación, y en ese contrabando de menesteres me encuentro vendida y tendida sobre tapices de ensueño. Un leve roce en mis ganas despierta con hambruna felina una cadena de sensaciones.

Me vences en cada partida.

Me equivoco adrede ante tu magistral juego porque sólo quiero ser penalizada con la pauta asignada… recojo tus órdenes y me postro en la casilla de salida a la espera de otra baza. Sólo un pestañeo basta para provocar mi confusión… extiendo mi tanto perdido con sonrisa maliciosa y contoneo mal disimulado.

Me incita tu perversión.

Seguimos jugando con una baraja gastada donde los naipes pierden su forma y el encanto se perfila entre sábanas de piel. Yo dejo infinitos señuelos creyéndome dueña de la situación… y en un golpe de miradas me declaras insolvente de mi engaño.

Bancarrota cantada… Toca pagar a la banca en esta ambición.



©Auroratris













viernes, 17 de marzo de 2017

ABRAZO DE LUZ


Cuando se recibe un regalo así... tan personal, tan de uno mismo, tan íntegro... una no sabe qué decir ni qué hacer al respecto... tal vez este acto sólo sea una banalidad, pero es lo mejor que puedo hacer para agradecer tanto cariño. 




En la promiscuidad de un poema
ella tinta con el vuelo de sus alas
garabatos que se cosen a tu alma.
Aleteos robados a la madrugada,
a la sombra de un reloj,
a la esquina de un pensamiento...
Ella es la fuente en el centro de una plaza 
donde emana el talco que acaricia la mirada.


 ©Auroratris




De su puño y letra... de su cuaderno a mi corazón. 
GRACIAS SINCERAS MI QUERIDA ATHENEA.









sábado, 11 de marzo de 2017

PIRA





Fuego desnudo crepitando ante el oxígeno que lo aviva, 
combustión que alimenta las lenguas 
que calcinan un agónico aliento.

En la tortura se fugan sendas sonrisas
al consentir ser pasto de la llama...
alfombra encendida contorsionada

Ascender como hoguera hambrienta
 y azuzar con ímpetu esta lumbre devoradora.

Ardo, ardes, ardemos como herejes 
en este idílico infierno 
donde los cerrojos 
nos liberan sin vetas, censuras o cancelas. 

Brasa tardía enclaustrando 
pretensiones al filo de la insurrección

Danzamos sobre esta pira 
como ofrenda y sacrificio, 
víctimas incandescentes de nuestro erotismo.



© Auroratris












                                                                                                                                                   

viernes, 3 de marzo de 2017

BIP BIP







Sé que si cruzo la puerta ya no habrá vuelta atrás, dejaré en la entrada todo lo que traigo preparado a modo de despedida.  Escucho tu voz al fondo del pasillo, la música envolvente se va instalando en la estancia y el aroma a vainilla va colándose e impregnando mis sentidos, respiro la familiar penumbra.

No debería estar aquí… me negaba a volver y sin embargo tu mensaje pidiendo vernos una vez más, me atrajo como disculpa. Será la última vez… me repito, como otras tantas que también lo fueron.

Un camino de pétalos me guía, como si no reconociera nuestro nido, donde cientos de besos fugaces se escaparon en la clandestinidad de los encuentros. Donde tantas veces el recato lo dejé en el perchero de la entrada… donde los enfados se esfumaban entre las sábanas, en la bañera, sobre la mesa de la cocina… en la dureza del suelo… en cada rincón…

Intento seguir el rastro acallando los recuerdos, oigo tu voz pidiendo sólo mi sonrisa, y la consigues, y en mi mirada se instala la pasión. Tus peticiones no tienen fin, no suplicas, no ruegas… pides a quien sabes que te va a dar.

Lucho por no desabrochar ni un botón de mi indumentaria. Me mantengo firme aunque los cimientos se tambalean a golpe de tus palabras. – Sólo tu sonrisa -. Me recuerdas.

Y continúo mi peregrinación hasta encontrarme frente a frente con el único muro que nos separa. - ¿Traes lo que te pedí? – Retumba tu insistencia.

Asiento de manera obediente como si me vieras, como si te tuviera delante… y entonces… me despojo de mi guerra, de mi ropa, y vestida como odalisca para ti empujo la dureza salvable que me deposita ante tu presencia.

Tu mano tendida, el fuego de tu mirada… el susurro de tu voz… la hombría de tu cuerpo clamando la fogosidad del mío. Entonces sucede todo lo que quería evitar y me abandono al capricho de tus deseos, volviéndonos irracionales y primitivos en el arte de amarnos sin decoro.

Transcurre tu hambre y la tarde llevándose mi sed y mis ganas de dejarte. Se enciende la noche, la ciudad… un pitido nos devuelve a la realidad: bip bip.

  •           Regresemos.
  •           ¿Volverás?
  •           Nunca más volverás a verme. – Le digo, como siempre.
  •           Entonces no te esperaré. – Me dice, como siempre.




                                                               ©Auroratris