Mis amigos

Traductor

Directo a tu buzón

jueves, 5 de julio de 2018

MIEL Y LIMÓN







«Buenas noches, mis queridos radioyentes, sólo os pido un deseo: suéñenme bonito»

De esta manera tan cálida y cercana, Valeria cerraba cada noche su programa radiofónico: «Siénteme en la noche». Un ritual que se repetía desde hacía algún tiempo.

Todo comenzó en aquella época en la que decidió hacer unos reajustes en su vida. Cambió su programa de la mañana por uno para la noche. Además de esta decisión programó otro estilo de vida. Todo a raíz de un percance. Había pasado unos años y todavía mantenía el recuerdo fresco en su mente y en su piel.

Eran sus comienzos en aquella emisora, estaba llena de vitalidad y jovialidad, de nuevas ideas y con ganas de comerse el mundo. Compartía micrófono con Tomás, un compañero, junto a él daba las noticias más relevantes del candelero nacional, todo aderezado con música y temas variopintos que conseguían mantener en un buen puesto de audiencia al programa. Sobre todo, tenían gancho y complicidad, eso gustaba a la gente y ¡cómo no! a los jefes.


Valeria y Tomás, amigos o más que eso en el buen sentido de la palabra, confidentes de sus fechorías, juergas o conquistas, no tenían reparo para contarse el ligue del momento y el cómo disfrutaban en la cama con ellos. Con ellos… masculino para ambos. Tomás no escondía su inclinación sexual, se sentía orgulloso de poder vivirla en libertad, aunque no faltaban los gilipollas de turno que se mofaran llamándolo maricón de mierda, término que ya tenía más que oído desde la etapa escolar. 




Se respiraba tranquilidad hasta que un día apareció en escena Daniel, el nuevo guardia jurado de la emisora. Desde el primer momento, Tomás fijó toda su atención en él. No le importó que la condición del otro fuera hetero. Creyó en su ilusa idea de que conseguiría conquistarle, y a pies juntillas apostó el todo. Por más que ella le quisiera hacer ver que aquello era una locura, que se estrellaría y, lo que es peor, saldría humillado. Tomás insistía en su empresa, a veces, con malos modales diciéndole si no serían celos.

Al mismo tiempo, Daniel centró sus cinco sentidos en Valeria y esta lo intuyó desde el inicio. Su excesiva amabilidad hacia ella y la fría hostilidad con Tomás. Es por eso que su compañero empezó a hacer cambios en su comportamiento. Dejó de ser el amigo incondicional y pasó a ser su enemigo acérrimo. De nada valía explicarle una y otra vez que entre ellos no había nada más que una simple camaradería. Tomás ya había hecho juicio, la culpaba de haberle arrebatado la oportunidad de conocer de manera más íntima a Daniel.

Mientras tanto, ella evitaba todo enfrentamiento con el chico nuevo. Había algo que ninguno de los dos podía evitar cuando estaban cerca: el fuego que empezaba a prender desde las entrañas, la sudoración en las manos, la agitación en el pecho… el deseo con todos los matices, un roce y la batalla empezaba en cada interior.

La casualidad quiso que un día de invierno, Tomás se quedara en casa a causa de una gripe. Esa mañana ella se encargaría de llevar sola el programa. El destino decidió que necesitara agua debido a un golpe de tos, también que no hubiera nadie disponible y que sólo Daniel pudiera acercarle tal sorbo. Así ocurrió. Lo fácil hubiera sido traerle un botellín pero, sin embargo, pidió en la cafetería un vaso de agua con limón y miel, una vieja receta de su abuela.

A ella se le cayeron todos los esquemas al verle aparecer con el agua. Los roces de los dedos provocaron un sinfín de calambres en la boca del estómago, secando las gargantas, dilatando las pupilas al máximo como en un intento de engullir al otro en toda su dimensión. Lo sencillo hubiera sido ignorar pero, cuando algo está prohibido o no debe hacerse es cuando la llamada se vuelve salvaje acelerando todo el proceso.
Tras ese leve encuentro ambos sabían que lo que sentían era imposible de controlar por más que ella rehuyera mirada o contacto. Algo que él no entendía si los dos eran libres.

Un día que Daniel acabó su turno, decidió saber qué era lo que estaba pasando, por qué ella le evitaba si en un principio fue tan amable. Se presentó en su casa, tocó el fono y esperó nervioso algún tipo de respuesta como un quinceañero en su primera cita. Una animada Valeria preguntaba al otro lado de quién se trataba. Nunca esperó que aquella voz pudiera recorrerla como lo hacía desde el portal. La disyuntiva entre el y el no estaba servida. La súplica de él pudo más que cualquier negación que le rondara por la cabeza. Sabía que al pulsar aquél botón le abriría la puerta a algo más.

El ascensor estaba roto pero las ansias renovadas, así que Daniel subió las escaleras de dos en dos con el corazón en la garganta y el deseo de verla a flor de piel. Tras la puerta, la agitación se abría paso por entre los pensamientos y las ganas de tenerle frente a ella. Cediendo al leve empuje se adentró hasta encontrarla en el centro del salón, ambos quedaron frente a frente. Ella mantenía la postura inerte esperando el momento y sin ganas de seguir luchando contra su propio fuero.

Se miraron por unos segundos evaluando la situación, la voz dejó paso al vocabulario de las manos acariciándose mutuamente. Un suspiro de ella cortó el aire que se interponía entre las bocas. Después de eso no existió nada más que ellos. La tomó entre sus brazos sin dejar de besarla, recorriendo y deteniéndose donde la sangre se agolpa, volviendo a ascender para penetrar en la boca buscando la lengua y enzarzarse como una llama de fuego. Los brazos de ella se aferraron con devoción a los hombros de él, como si la vida pendiera de ello. Señaló la habitación y en menos de nada ambos estaban sobre la cama declarándole una guerra a la ropa. Sin dejar de mirarse, de besarse, todas las prendas fueron cayendo al suelo mezclándose unas con otras, retorcidas, desparramadas… en imitación a los cuerpos.

Dicen que el deseo contenido cuando se desata es como la fuerza de la naturaleza… arrasa con todo lo que se le ponga por delante. Nada ni nadie podría parar ese momento de dos. La avidez de las bocas devorando carne, el pecho turgente reclamando la laceración, el baile de las caderas recibiendo el empuje que eleva sublevando al cuerpo, deseando más hasta alcanzar la petite mort. En ese instante no existía nada que no fuesen ellos, ni Tomás, ni la radio, ni los puestos de audiencia… nada más que el libidinoso envite estrellándose en las entrañas de ella, arrancándole los gemidos y prendiéndolos en el oído de él, en tanto, él hacía lo mismo.


La tarde dio tregua a la noche. No había saciedad en los cuerpos, se bebían el exude de la piel, se juraban en todos los lenguajes que el sexo conoce o reconoce. En un momento dado ella encontró entre su uniforme las esposas de él, fue suficiente para incentivar un juego. Lo tenía a su merced, inmóvil bajo su cuerpo lo aseguró al cabezal de la cama. Salió de la habitación volviendo al momento con un vaso de cristal, le sonrió, él ya sabía de ese contenido. Una receta ancestral no podía ser nociva. Bebía sobre él y vaciaba el sorbo en la boca, en el cuello, en el pecho, en el vientre… en el sexo que pulsaba lujuria… vaciaba y bebía hasta que él le reclamaba más, que no parara, que acabara con esa dulce tortura. Llegado el momento ella cabalgaba sobre él, todo comenzaba y acababa en su rostro reflejando el placer cada vez que se elevaba para volverse a hundir, sintiendo cómo la fricción la hacía perder la noción provocando el espasmo que arqueaba la espalda, ofreciendo los senos erizados y mecidos a merced del propio ritmo, el vaivén de la cadera la empujaba izándola hasta que un gemido al unísono la hizo vencerse y respirar la falta de oxígeno junto a su boca. Fuego líquido invadiendo y recorriendo los muslos, la risa cómplice pegada en los dos. Tras soltarle las manos, ambos se abrazaron dando paso al plácido sueño único testigo de todo cuanto allí había acontecido.

Aquel encuentro fue el primero de muchos otros, ninguno de los dos podía frenar lo que estaba pasando. Lo llevaban en secreto: luego de que ella lo pusiera al corriente sobre los sentimientos de Tomás, no querían dañarlo de ninguna manera.

Tomás lo supo, no se sabe cómo pasó y puso en evidencia a la emisora, a Valeria, a Daniel, a él mismo en pleno programa. Los celos te llevan a hacer auténticas barbaridades. No hubo contemplación así que, no duró ni dos minutos en recibir la llamada de despido dejando a cargo de aquél programa a Valeria. Esta lo intentó, pero la culpa era mayor y acabó por abandonar solicitando un programa nocturno y de temática diferente.

La relación entre Daniel y Valeria siguió durante un corto tiempo hasta que no pudieron dilatarlo más. Ella necesitaba hacer reajustes, él asumir su parte y entre tanto iniciaron una separación que acabó por desanimar cualquier intento de acercamiento.


Desde entonces cada noche ella pone voz a la madrugada ignorando que en algún lugar de la ciudad dos hombres se entregan con la fogosidad de la piel rezumando almizcle, revolcándose entre sábanas hasta caer exhaustos el uno sobre el otro y respirando esencias de Miel Y Limón.







©Auroratris





50 comentarios:

  1. Muy buen relato, algo distinto a lo que sueles publicar, al menos últimamente. Y ese final me sorprendió porque en un inicio parecía no había posibilidad de aquello. Miel y Limón, parece que hay que probar esa mezcla ;)

    Besos muy dulces Mi Querida Auro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo un reto, mi querido Dulce... no sé decir no.
      Esto no es lo mío.
      De niña me daban esta mezcla para la tos y la garganta. Funciona, te lo puedo asegurar :)

      Gracias por tu fiel compañía.

      Mil besitos para tu tarde ♥

      Eliminar
  2. Miel y limón es una mezcla que calma pero ¡caramba! Menudo final. Uno era limón, que daba el fuego, el otro, la miel que daba la suavidad, y ambos ingredientes dieron lugar al roce de la piel...
    Bello eufemismo.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta tu visión, Mag... no lo habría dictaminado mejor.

      Gracias siempre por tus palabras y abrazo.

      Mil besitos para tu tarde ♥

      Eliminar
  3. Mmm ese título me recordó a algo, una etapa bonita para mi ...
    me estoy delatando jajaja ...
    El relato es hermoso, creo que nunca te lei asi en relatos, es precioso :) lleno de detalles muy elevorado .
    Me gusto ese final :))

    A Dulce la Miel y Limón es buena para los resfriados :P

    Besos grandes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tú supieras... no soy de relato pero este era un reto. Me alegro de que te haya traído bonitos recuerdos, me quedo feliz :)

      Gracias por estar y por compartir conmigo, bonita.

      Mil besitos para tu tarde ♥

      Eliminar
  4. un relato muy diferente a los que sueles escribir, incluso con alguna palabra fuerte. con lo buena que tú eres! ;) esto sí que es un triángulo amoroso. la miel con limón, mi madre también me la ha dado alguna vez.
    me gustan esos programas de radio nocturnos. hubo una época en que los escuchaba, cuando no me podía dormir.
    besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja
      Gracias amigo chema... te agradezco esa visión que tienes de mí. Como he dicho antes... esto era todo un reto donde había que poner mucha carne en el asador.

      Me encanta la radio. Yo también he disfrutado y disfruto de programas nocturnos, de hecho... conocí lo mejorcito del pop a través de la radio ... ay de esas noches adolescentes escuchando hasta la madrugada.

      Gracias mil :)

      Mil besitos para tu tarde.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Me encanta... no hay mejor tonada.

      Gracias amigo Noe.

      Mil besitos para tu tarde.

      Eliminar
  6. Ay Auro, sí que hemos sufrido con esto de los relatos no?
    Cuando lo leí por primera vez y lo comenté en el hilo del Edén, dije que me había gustado pero no me había emocionado (que es como suelo manejarme,ya que no puedo hacer otro tipo de críticas). Creo que has superado el reto con creces, porque el relato está muy bien escrito y supiste construir toda una trama ( que yo no pude). Aún así más allá de las críticas que ambas recibimos creo que nos merecemos un aplauso ajajajjj porque hemos traspasado una línea poco habitual en nosotras.
    Me gusta mucho como has logrado construir este relato!
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay mi Luni... este relato está hecho y cambiado no sé cuántas veces, le quité paja, le metí más erotismo, me hizo darle mil vueltas... porque yo te hago unos versos y te meto todo el contenido, pero esto... uffff esto ha sido como una tortura donde también he aprendido. Nos dieron caña, cariño... llegué a dudar de mi capacidad y todo.
      Solo puedo decir que somos unas apasionadas que nos gusta escribir... aprendiendo cada día...
      Yo disfruté con el tuyo, eso lo sabes.

      Te agradezco tu comentario tanto allí como aquí. Yo no sirvo para tirar a la yugular, no sé hacer crítica cuando ni yo misma sé hilar con claridad.

      Un abrazo bien gordo y feliz tarde, preciosa mía ♥

      Eliminar
    2. ajajaj me has sacado las palabras de la boca! Yo solo puedo decir,si me emociona o no, si me hace estremecer o no. Y poco más.
      Como experiencia fue preciosa,no sé si repetiría,porque además de pensar en tantas reglas etc..no sé si podría! ajajajaja besitosssss

      Eliminar
    3. Reglas!! Ni para mi oposición había tanto jajaja.

      Estamos igual, mi Ale.

      Mas abrazos chillaooooos

      Eliminar
  7. Un relato bonito y bien llevado hasta su final. Te felicito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, amigo Rafael.
      Tus palabras me animan mucho.

      Mil besitos en la tarde.

      Eliminar
  8. Me gusta.
    Mucho.
    Una historia de amores, incomprensiones y desenlaces que siempre suelen ser dolorosos.
    La magia de la radio brilla en tus palabras.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te había saltado, amigo Toro!!
      Mil perdones, poeta.

      Agradezco tu comentario... me dice que has captado todo el sentir de los protagonistas.

      La radio es una gran compañera, verdad??

      Mil besitos de gratitud y feliz noche, poeta.

      Eliminar
  9. Me ha gustado mucho Auro. Una historia que se va leyendo con el aura de fondo de la radio nocturna, al menos así lo he vivido yo. Y un final muy bueno.
    Mil besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmela. De eso se trata, disfrutar la historia y eso me hace feliz.

      Mil besitos preciosa ♥

      Eliminar
  10. Mi admiración se acrecienta cada vez que te leo, querida, Auroratris. Qué precioso, pasional e inesperado final. Me fascinó el relato. ¡Bravo!
    Besitos para ti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu animado comentario, mi querida Viviana.

      Es un verdadero placer que lo hayas disfrutado.

      Mil besitos y feliz noche ❤

      Eliminar
  11. ¡Qué final! totalmente inesperado, inimaginado...
    Realmente muy bueno, te felicito, enhorabuena.
    Que tengas un lindo viernes y besos al alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Paula. Es un placer que haya sido de tu agrado y haberte sorprendido con el final. Gracias, bonita.

      Mil besitos para tu finde ♥

      Eliminar
  12. Valeria seguramente quiere que sueñan con ella, que la amen y fantaseen seducirla. Como llegó a hacerlo Daniel, con quien tuvo una relación pasional muy intensa, candente.
    Hasta que Daniel apareció con sus intrigas, revelando como falsa su amistad con Valeria.
    ¿Cuales serán los sueños de Valeria?
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, amigo Dem...

      Me ha gustado tu visión y esa pregunta que lanzas...

      Mil besitos para tus sueños.

      Eliminar
  13. ¿Sabes? ...creo que deberías escribir relatos más seguido, porque éste es ESTUPENDO y más! De verdad, atrapa y deja un par de preguntas en el aire que a mí, en lo personal, me gusta mucho.

    Mis más sinceras felicitaciones... besotes infinitos preciosa, y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Alma, te agradezco de corazón tus palabras... tú que haces relatos preciosos y atrapantes, de los que llegan y se quedan latiendo. Gracias.

      Mil besitos que te lleguen y muy feliz finde ♥

      Eliminar
  14. Muy bueno tu relato, un placer leerte, muy ameno.

    Qué pena que después de haber superado ya el obstáculo, ellos terminaran la relación...

    Un beso enorme, bonita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la culpabilidad es un yunque que hunde aunque tengas alas.

      Gracias por tus palabras, mi querida amiga. Un placer que lo hayas disfrutado.

      Mil besitos para tu noche y muy feliz finde ♥

      Eliminar
  15. Bom dia, gostei de ler o belo texto sobre os ajustes da Valério, fiquei confuso, se é verdadeira? é uma historia de vida, se não é? dou-lhe os parabéns pela sua enorme criatividade que é cativante.
    Feliz fim de semana,
    AG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es una historia real, amigo mío, tan solo es un relato que presenté para un concurso-taller.
      Muchísimas gracias por su valoración y por haber disfrutado de la historia.

      Mil besitos y feliz finde.

      Eliminar
  16. Buenas tardes, Auroratris:
    Enhorabuena por tu relato; más allá de su forma cuidada su fondo trasmite autenticidad. Creo que la ficción debe ser verosímil, incluso las historias que nos requieren una inicial suspensión de la realidad, deben ser creíbles en su desarrollo. Tu forma de escribir tiene ese efecto neblinoso sobre la percepción de la realidad y onírico sobre nuestra evocación de los hechos.
    Este relato es una nueva muestra de ello. Y lo es al tratar una realidad tan idealizada como la de la sexualidad afectiva. Encuentro muy difícil ficcionar sobre ella. Tanto que nunca he publicado ningún texto centrado en la naturalidad del sexo o en lo antinatural de algunas de sus consecuencias sociales. Como fallido en la materia, sólo puedo felicitarte por tu magisterio a la hora de hilvanar esta reflexión sobre amistad-deseo-recelo-sacrificio.

    Buenas tardes, mi querida escribiente, sólo te pido un deseo: sigue escribiendo bonito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nino, amigo mío... no tengo palabras, no las encuentro porque este relato me ha hecho dudar mucho sobre mi capacidad, haciéndome perder seguridad en mi pluma. Tu valoración me vuelve a insuflar fe.

      Muchísimas gracias por tu tiempo, compañía y por ese bonito deseo que mismamente te lo aplico a ti.

      Mil besitos de buenas noches y sueña bonito, compañero.

      Eliminar
  17. La culpabilidad es una losa demasiada pesada para saber sobrellevarla, aunque realmente en este caso no estaba justificada, ni tampoco comprendida. Su amigo debió darse cuenta de que por mucho que deseara algo, nunca iba a suceder; y así dejar que lo que sí estaba fluyendo continuara. Una pena, ese final que acabó con todo. Los celos son las peores armas. Qué complicadas son las relaciones, aunque en este caso para mí, la única víctima fue ella.
    Maravilloso, me ha encantado leer un relato tuyo largo, :)
    Un beso enorme, y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces la amistad, la verdadera amistad hace que hagamos sacrificios, al final... la única perjudicada es una misma. Los celos otorgan armas destructivas...

      Muchísimas gracias mi querida Irene. que lo hayas disfrutado es mi premio.

      Mil besitos de buenas noches, bonita ♥

      Eliminar
  18. Me ha encantado este relato tan diferente de lo que sueles escribir. El reto te ha salido de lujo, ya que en poco cuentas mucho y muy bien. El final me ha gustado, es la vida misma. Como la miel y el limón, (remedio que también tomaba en mi niñez para la garganta)dulce y amargo, como la vida misma.
    Siempre es un verdadero placer leerte y que nos sorprendas con estos regalos.

    Mil besos de domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Rita, más que feliz por tus palabras, que lo hayas disfrutado es todo un regalo.
      La vida misma... dulce y amargo en un mismo sorbo.
      Qué bien nos cuidaban cuando niñas!! :)

      Gracias de corazón ... era un gran reto.

      Mil besitos para tu inicio de semana ♥

      Eliminar
  19. Hola Auroratris cariño , acabo de leer este relato y la verdad es que , no podía acabar de otra manera , ya que la amistad , y los celos por competir por otra persona , son una mala idea....Ya que al final ninguno de los 3 son felices , me a gustado mucho tu relato , te deseo un feliz Domingo , besos de Flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Flor, muchas gracias por tu apreciación, estoy totalmente de acuerdo contigo... al final queda ese regusto a culpa.

      Un placer que lo hayas disfrutado.

      Mil besitos que te lleguen para tu inicio de semana ♥

      Eliminar
  20. Genial auro!!! Me ha enganchado desde el principio y ese final tan sorprendente no lo esperaba. Maravillloso. Mil besos preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánto me alegro, mi querida Alicia.

      Un placer que así haya sido, gracia infinitas.

      Mil besitos para tu noche ♥

      Eliminar
  21. Una storia bellissima, sublime direi mia cara, sempre i miei complimenti per la tua bravura. In questo periodo sono poco presente sul blog ma ci tenevo a farti un saluto ed un abbraccio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, mi querida amiga... es un placer tu visita en cualquier momento.

      Gracias de corazón por tu abrazo.

      Mil besitos y el deseo de que estés bien ♥

      Eliminar
  22. Una historia que engancha y fluye bien hasta el final.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, mi querida Beatriz. Me alegro que así lo hayas vivido.

      Mil besitos de madrugada ♥

      Eliminar
  23. Gran historia, muy interesante con mucha pasión y gran final , me gusto mucho el relato sin duda muy intenso.
    Te mando saludos amiga Auroratris

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ta agradezco enormemente tu comentario, un placer que lo hayas disfrutado, amigo Jorge.

      Gracias sinceras.

      Mil besitos que te lleguen.

      Eliminar
  24. Mi linda Auro, sublime relato, que te tiene
    ahí y ya no te quieres ir hasta terminar, woww
    me encanto, mi amiga bonita.
    miles de besitos para tu bonito corazón.
    Siby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánto me alegra saber eso, mi querida Siby. Un placer que te haya gustado.

      Gracias por tu cariño.

      Mil besitos que te lleguen y muy feliz finde ♥

      Eliminar

Toda imagen tomada de la red será retirada si el autor así lo solicita.

Gracias por danzar conmigo.