Mis amigos

Traductor

Directo a tu buzón

viernes, 25 de septiembre de 2015

AGUA

Foto tomada de Internet

Agua cristalina que me empapa en mis mañanas cayendo en cascada por mi piel, siento como resbalan sus gotas por mis mejillas como si de hormigas a la carrera se tratase. Envuelta en el líquido elemento me dejo seducir por la caricia que deja como suave aleteo de mariposa. Regueros que desalojan mi sed.

Beber, dejar que entre en mi interior arrastrando toda la sobriedad de mi garganta hasta el punto de aclarar mi alarido. Fundirse en mis cabellos, en mis pestañas… deslizándose con precipitación en mis confines. Erótica humedad que se fusiona con mi cuerpo.

Jugar con su transparencia en mis manos y verla correr entre mis dedos a la velocidad de un beso. Me envuelvo en su estado licuo consiguiendo la perfecta fusión que se adapta a mis formas. Agua que al caer recrea el sonido de la lluvia fresca de primavera, ensordeciendo y enmudeciendo mis pensamientos.

Coreo una canción para someterla a mi ánimo y ella fluye con más fuerza acallando mi voz. Su calima me envuelve y acoge sin dejar que la fría brisa erice mi lienzo absorbiéndome y dejándome absorber en perfecta simbiosis. Sereno manantial que oxigena mis sentidos regalándome su calma.

                                                                                           
                                                                                            



sábado, 19 de septiembre de 2015

ATRACCIÓN



foto sacada de internet

La excusa de una llamada deja al descubierto una pretensión, la tuya. Me quieres deslumbrar con tu nuevo coche desconociendo que ya lo hicieron tus ojos. Hablar o escuchar… qué importa! Me invitas a su interior para un paseo y una música nos acompaña durante el mismo.

Fijas tu mirada en el asfalto que nos guía fuera de la ciudad. La mía… clavada en ti, recorriéndote mientras el ceño enclavado en tu rostro revela  tu decisión. Veo tus labios como se resecan y es tu lengua la que los humedece, las venas de tu cuello delatan el nerviosismo de tu sangre y me miras con cierta maldad.

No llegamos al destino. El deseo se desata en alguna curva maltrecha, escapándose a través de tus dedos recorren el interior de mis muslos despejando la incógnita. Un camino angosto y oscuro es cómplice de esta pasión.

Sentados el uno al lado del otro nos confiamos a unas notas que invitan a una danza carnal, nos vamos comiendo con los ojos temiendo el desanudo de nuestras manos que sin previo aviso se desbordan en caricias.

No hay resistencia en mí, palpito en cada roce que me provocas. Te me acercas acogiendo el peso de mi osamenta… midiendo a besos mi cuerpo, el candor de tus huellas garabatea el lienzo, impregnas con la firma de tu  saliva el territorio ganado. Despertando a la fiera que llevo dentro me vuelvo cadena alrededor de tu cuello.

El espacio se nos queda pequeño, el aire se nos torna enrarecido… salimos a la negrura de la madrugada.

Posesión y dominio en cada embestida que invoca a mis torturas. Una mano conduce mis impulsos, la otra se aferra a mis crines creando la métrica de nuestro hipnótico canto. Tango que eriza mi tibieza cuando te viertes como cera licuada lacrando gemidos en la intersección de mi cruz.





sábado, 12 de septiembre de 2015

FUSIÓN




foto sacada de internet

Fiebre eran sus manos paseando por el témpano dando forma a las curvas, a los relieves, a los recovecos… Ovalo de geisha, boca pequeña y la luna en los ojos. Hubo un proyecto… una presentación. Quiso el premio o el castigo. La escultura pronto se manifestó.

Mármol de Carrara, nieve glacial, iceberg invertido en los mares del norte. Labor encerrada en el taller de los sueños. Cinceló con el calor de los dedos perfeccionando el rostro venerado, fue perfilando ondas simulando los mechones de un cabello. Fusionó el talle con la llama del deseo, la medida de los pechos recogida en la jaula de su puño y con el fuego de los labios derritió la órbita del cuello.

Separando ríos hizo el vientre y las caderas. El punzón de la lengua punteó el ombligo. Ella le avistó desde la peana sin que él se percatara de su luz. Rompió el día y fue sorprendido dibujando el monte a Venus, torneando los muslos y definiendo unos pies inmaculados.

Quedó el escultor enamorado de su belleza.

Las manos necrosadas por el empeño del hielo, los labios agrietados por darle su aliento, y el corazón en doble latido para que la obra cobrara VIDA.
                                                                                                         
                                                                                             





sábado, 5 de septiembre de 2015

NOSOTROS




foto sacada de internet

Eres la tormenta sepultada en el centro de mi pecho cuando en la noche deslizas tus dogmas por el friso de mis labios, guarneciendo tu deseo en la húmeda cavidad que te ofrezco. Eres el eco en mi alcoba cuando nos devuelve el reflejo inconfesable de sábanas arrugadas, volviéndose vulnerables bajo el pecado de nuestros cuerpos.

Soy el infierno que habitas cada vez que te encuentras despojado de recato, la hoguera donde quemas tus demonios para liberar las alas plegadas de tu espalda. Soy el ángel que te aguarda cuando alcanzas el borde del infinito recogiendo tu conciencia convertida en versos.

Eres el que entierra bajo capas de piel mi nombre tintado en verbo. Lo estrangulas negando mi existencia y te arde en las venas hasta que lo catapultas estrellándolo en el aire como un rugido. El que nada en mi mirada mientras enciendes lunas para mí.

Soy la arena donde escribes tus mandamientos, la fuente de tus deseos, el muro de tus lamentaciones, la que peina domando tus nervios. Soy la carne rota que amas de manera enloquecida, la mente que provoca tus furias, el refugio donde descargas tus acometidas…

Somos dos almas alejándose y acercándose entre cortinas de humo,  viajando en las conjugaciones verbales de un tiempo. Somos el veneno y el antídoto de nosotros mismos. Somos las sombras de lo que una vez fuimos.

Mírame… y ahora dime si te vas.