Mis amigos

Traductor

Directo a tu buzón

miércoles, 15 de agosto de 2018

RESURRECCIÓN











El ungüento que la piel viste,
No alimenta alma alguna,
Grieta que grita Dolor...
Libera a la boca cohibida.

Adherido el frío metal
A la carne viva,
Quema el borboteo
Como el gorjeo de un ave espino.

Mano, sujeta este pensamiento...
Mente, libera cadenas.


© Auroratris









jueves, 2 de agosto de 2018

BERMELLÓN










Sabe que toda vida tiene un precio para alguien y opina que también debería tener un color... supone que la vida más apasionante o apasionada, como la suya, sería de un intenso tono Bermellón.

A veces se pregunta si cuando la mira, ella luce esa tintura para él, o por el contrario no ve nada ni siquiera una pincelada en acuarela.

Apuesta a que le está adivinando el pensamiento. O Tal vez sólo viendo en ella un tono pastel, sin embargo, puede asegurar que antes de que él dicte su sentencia le podría demostrar que lo quemaría con su incandescente color.

Solo es una prisionera en la paleta de la vida... Pero él, ¡Miradle! Un simple Juez con el Gris en su equipaje.

Aun así la condena pende sobre su cabeza y es enjuiciada por apagón cromático.

©Auroratris.







lunes, 30 de julio de 2018

INSIGNIA






Asiste la letra vencida hasta la docencia de su atributo.
Orden y mandato designando obediencia.
Se arremolinan los adjetivos buscando su posición,
acomodándose entre dóciles versos,
para dar el como niñas
al Maestro de las Palabras.






















Hubo un tiempo rescatado de aquello que llaman eternidad. Habitaba un Maestro cuyo nombre endulzaba los labios de quien osaba pronunciarlo. Yo le vi por las avenidas de la ciudadela… a veces, la elegancia de su porte le precedía ocultando la mirada bajo la sombra de un sombrero de copa … en otras, entonaba su voz agitando a la complacencia para que esta acabara postrándose solícita y segura.











Moraba en el callejón de la Poesía…
Dominio franqueable para los corazones románticos.
Escarlata mi mirada al destapar-se el cortinaje de su ante-sala.
Suspendida mi imaginación en las comuniones de su templo.
Dueño y Señor de un sibilino color.








Cuero y Piel Dominan la esencia tras la puerta del León.
Galantería…
Ternura…
Amistad…
cohabitan en su Noble Corazón.







©Auroratris


https://youtu.be/Z_6YkWxj46o





jueves, 26 de julio de 2018

REGENTA






Nadie es para toda la vida 
mas que una misma.
©Auro











Insurrecta
como un fuego abierto,
quemando pasos sobre la arena del tiempo.
No hay madero
ni oxígeno,
que no se doblegue ante mi modular.

Y si enmudece mi crepitar,
me vuelvo brasa dormida
esperando la gracia del viento.

Resucita la rebeldía
de mi llama
ante la grosa palabra.
Alzando los brazos,
dos lenguas enredadas,
aclamándole a mi Universo,
que no se extinga sobre este magma,
que
soy
Yo.



©Auroratris








miércoles, 18 de julio de 2018

DESAFÍO







Navego en un obtuso mundo de reglas,
sin bitácora que me guíe.
Una ignota luna
alumbra una dimensión,
hasta la orfandad de una lengua.

“Sé ConSentimiento”

La casta promesa…
es imposible
en el hilo de las sombras.
Repiquetea la sonrisa cuando arde
el alquitrán de unos ojos.

“Sé dádiva y bondadosa”

El Asentimiento viste una
inocencia gastada,
desprogramando conflictos en la piel.

Se desborda la generosidad de mis senos
Sobre el tul de tu faz…

“Sé complaciente y dúctil”

El Solícito convenio lacrado
es Aire para este desafío,
que mi espalda encubrirá .

©Auroratris







domingo, 15 de julio de 2018

BOCA DE FUEGO





En la masculinidad del fuego
se esconde una sinuosa llama...
María Dorada.









No hay boca de fuego que sentencie
con tanta vehemencia los latidos.
Marque los tiempos
de sueño,
en el paréntesis de su sonrisa.
Subrayando con ahínco la palabra corazón,
para hacer del acento su bandera.

Sinuosa la carne de sus labios,
frutos rojos de pasión
Que te Ofrecen el tinto de la vid,
el etanol de las letras,
El verbo palpitando al recorrer sus poemas.

Nunca el nácar podrá tener
La textura de su Piel…
Perla,
Seda…
Ondulación Satinada,
Donde fluye todo lo que siente.
Alas de poeta.  


©Auroratris








jueves, 5 de julio de 2018

MIEL Y LIMÓN







«Buenas noches, mis queridos radioyentes, sólo os pido un deseo: suéñenme bonito»

De esta manera tan cálida y cercana, Valeria cerraba cada noche su programa radiofónico: «Siénteme en la noche». Un ritual que se repetía desde hacía algún tiempo.

Todo comenzó en aquella época en la que decidió hacer unos reajustes en su vida. Cambió su programa de la mañana por uno para la noche. Además de esta decisión programó otro estilo de vida. Todo a raíz de un percance. Había pasado unos años y todavía mantenía el recuerdo fresco en su mente y en su piel.

Eran sus comienzos en aquella emisora, estaba llena de vitalidad y jovialidad, de nuevas ideas y con ganas de comerse el mundo. Compartía micrófono con Tomás, un compañero, junto a él daba las noticias más relevantes del candelero nacional, todo aderezado con música y temas variopintos que conseguían mantener en un buen puesto de audiencia al programa. Sobre todo, tenían gancho y complicidad, eso gustaba a la gente y ¡cómo no! a los jefes.


Valeria y Tomás, amigos o más que eso en el buen sentido de la palabra, confidentes de sus fechorías, juergas o conquistas, no tenían reparo para contarse el ligue del momento y el cómo disfrutaban en la cama con ellos. Con ellos… masculino para ambos. Tomás no escondía su inclinación sexual, se sentía orgulloso de poder vivirla en libertad, aunque no faltaban los gilipollas de turno que se mofaran llamándolo maricón de mierda, término que ya tenía más que oído desde la etapa escolar. 




Se respiraba tranquilidad hasta que un día apareció en escena Daniel, el nuevo guardia jurado de la emisora. Desde el primer momento, Tomás fijó toda su atención en él. No le importó que la condición del otro fuera hetero. Creyó en su ilusa idea de que conseguiría conquistarle, y a pies juntillas apostó el todo. Por más que ella le quisiera hacer ver que aquello era una locura, que se estrellaría y, lo que es peor, saldría humillado. Tomás insistía en su empresa, a veces, con malos modales diciéndole si no serían celos.

Al mismo tiempo, Daniel centró sus cinco sentidos en Valeria y esta lo intuyó desde el inicio. Su excesiva amabilidad hacia ella y la fría hostilidad con Tomás. Es por eso que su compañero empezó a hacer cambios en su comportamiento. Dejó de ser el amigo incondicional y pasó a ser su enemigo acérrimo. De nada valía explicarle una y otra vez que entre ellos no había nada más que una simple camaradería. Tomás ya había hecho juicio, la culpaba de haberle arrebatado la oportunidad de conocer de manera más íntima a Daniel.

Mientras tanto, ella evitaba todo enfrentamiento con el chico nuevo. Había algo que ninguno de los dos podía evitar cuando estaban cerca: el fuego que empezaba a prender desde las entrañas, la sudoración en las manos, la agitación en el pecho… el deseo con todos los matices, un roce y la batalla empezaba en cada interior.

La casualidad quiso que un día de invierno, Tomás se quedara en casa a causa de una gripe. Esa mañana ella se encargaría de llevar sola el programa. El destino decidió que necesitara agua debido a un golpe de tos, también que no hubiera nadie disponible y que sólo Daniel pudiera acercarle tal sorbo. Así ocurrió. Lo fácil hubiera sido traerle un botellín pero, sin embargo, pidió en la cafetería un vaso de agua con limón y miel, una vieja receta de su abuela.

A ella se le cayeron todos los esquemas al verle aparecer con el agua. Los roces de los dedos provocaron un sinfín de calambres en la boca del estómago, secando las gargantas, dilatando las pupilas al máximo como en un intento de engullir al otro en toda su dimensión. Lo sencillo hubiera sido ignorar pero, cuando algo está prohibido o no debe hacerse es cuando la llamada se vuelve salvaje acelerando todo el proceso.
Tras ese leve encuentro ambos sabían que lo que sentían era imposible de controlar por más que ella rehuyera mirada o contacto. Algo que él no entendía si los dos eran libres.

Un día que Daniel acabó su turno, decidió saber qué era lo que estaba pasando, por qué ella le evitaba si en un principio fue tan amable. Se presentó en su casa, tocó el fono y esperó nervioso algún tipo de respuesta como un quinceañero en su primera cita. Una animada Valeria preguntaba al otro lado de quién se trataba. Nunca esperó que aquella voz pudiera recorrerla como lo hacía desde el portal. La disyuntiva entre el y el no estaba servida. La súplica de él pudo más que cualquier negación que le rondara por la cabeza. Sabía que al pulsar aquél botón le abriría la puerta a algo más.

El ascensor estaba roto pero las ansias renovadas, así que Daniel subió las escaleras de dos en dos con el corazón en la garganta y el deseo de verla a flor de piel. Tras la puerta, la agitación se abría paso por entre los pensamientos y las ganas de tenerle frente a ella. Cediendo al leve empuje se adentró hasta encontrarla en el centro del salón, ambos quedaron frente a frente. Ella mantenía la postura inerte esperando el momento y sin ganas de seguir luchando contra su propio fuero.

Se miraron por unos segundos evaluando la situación, la voz dejó paso al vocabulario de las manos acariciándose mutuamente. Un suspiro de ella cortó el aire que se interponía entre las bocas. Después de eso no existió nada más que ellos. La tomó entre sus brazos sin dejar de besarla, recorriendo y deteniéndose donde la sangre se agolpa, volviendo a ascender para penetrar en la boca buscando la lengua y enzarzarse como una llama de fuego. Los brazos de ella se aferraron con devoción a los hombros de él, como si la vida pendiera de ello. Señaló la habitación y en menos de nada ambos estaban sobre la cama declarándole una guerra a la ropa. Sin dejar de mirarse, de besarse, todas las prendas fueron cayendo al suelo mezclándose unas con otras, retorcidas, desparramadas… en imitación a los cuerpos.

Dicen que el deseo contenido cuando se desata es como la fuerza de la naturaleza… arrasa con todo lo que se le ponga por delante. Nada ni nadie podría parar ese momento de dos. La avidez de las bocas devorando carne, el pecho turgente reclamando la laceración, el baile de las caderas recibiendo el empuje que eleva sublevando al cuerpo, deseando más hasta alcanzar la petite mort. En ese instante no existía nada que no fuesen ellos, ni Tomás, ni la radio, ni los puestos de audiencia… nada más que el libidinoso envite estrellándose en las entrañas de ella, arrancándole los gemidos y prendiéndolos en el oído de él, en tanto, él hacía lo mismo.


La tarde dio tregua a la noche. No había saciedad en los cuerpos, se bebían el exude de la piel, se juraban en todos los lenguajes que el sexo conoce o reconoce. En un momento dado ella encontró entre su uniforme las esposas de él, fue suficiente para incentivar un juego. Lo tenía a su merced, inmóvil bajo su cuerpo lo aseguró al cabezal de la cama. Salió de la habitación volviendo al momento con un vaso de cristal, le sonrió, él ya sabía de ese contenido. Una receta ancestral no podía ser nociva. Bebía sobre él y vaciaba el sorbo en la boca, en el cuello, en el pecho, en el vientre… en el sexo que pulsaba lujuria… vaciaba y bebía hasta que él le reclamaba más, que no parara, que acabara con esa dulce tortura. Llegado el momento ella cabalgaba sobre él, todo comenzaba y acababa en su rostro reflejando el placer cada vez que se elevaba para volverse a hundir, sintiendo cómo la fricción la hacía perder la noción provocando el espasmo que arqueaba la espalda, ofreciendo los senos erizados y mecidos a merced del propio ritmo, el vaivén de la cadera la empujaba izándola hasta que un gemido al unísono la hizo vencerse y respirar la falta de oxígeno junto a su boca. Fuego líquido invadiendo y recorriendo los muslos, la risa cómplice pegada en los dos. Tras soltarle las manos, ambos se abrazaron dando paso al plácido sueño único testigo de todo cuanto allí había acontecido.

Aquel encuentro fue el primero de muchos otros, ninguno de los dos podía frenar lo que estaba pasando. Lo llevaban en secreto: luego de que ella lo pusiera al corriente sobre los sentimientos de Tomás, no querían dañarlo de ninguna manera.

Tomás lo supo, no se sabe cómo pasó y puso en evidencia a la emisora, a Valeria, a Daniel, a él mismo en pleno programa. Los celos te llevan a hacer auténticas barbaridades. No hubo contemplación así que, no duró ni dos minutos en recibir la llamada de despido dejando a cargo de aquél programa a Valeria. Esta lo intentó, pero la culpa era mayor y acabó por abandonar solicitando un programa nocturno y de temática diferente.

La relación entre Daniel y Valeria siguió durante un corto tiempo hasta que no pudieron dilatarlo más. Ella necesitaba hacer reajustes, él asumir su parte y entre tanto iniciaron una separación que acabó por desanimar cualquier intento de acercamiento.


Desde entonces cada noche ella pone voz a la madrugada ignorando que en algún lugar de la ciudad dos hombres se entregan con la fogosidad de la piel rezumando almizcle, revolcándose entre sábanas hasta caer exhaustos el uno sobre el otro y respirando esencias de Miel Y Limón.







©Auroratris





viernes, 29 de junio de 2018

ENGRANAJE








Soy el engranaje de mis propios versículos,
motor de primera instancia,
Impulso que avanza en la estela
De huellas,
Dejando un campo arado de tiempo.

Cuando llegue el momento
Regaré con mis huesos
las entrañas de la tierra,
Con mi carne,
Alimentaré su historia,
Y seré sombra marmórea
En las noches de luna llena.

Entiendo que
La lluvia no podrá lavar mi nombre,
Este carece de inflexión,
Quedará Pegado a algunos labios
Como Capa de duelo...
O simple,
Carmín para el enamorado.


© Auroratris








sábado, 23 de junio de 2018

NEGRO








Me hablas... mientras me adentro en la noche de tus ojos. Ver cómo tus pupilas se dilatan tragándose toda mi figura. Mueves tus manos en ademanes graciosos donde me voy perdiendo plácidamente. Y en tanto que tú enfilas ese soliloquio, yo me bebo el café de tu mirada haciéndome la pregunta de rigor... ¿Acaso es amor a simple vista?

Mantengo la mente fresca hasta que un roce sin querer me la llena de aves migratorias, vuelvo a mirar tus ojos y se torna riesgo todo lo que voy imaginando. Dejas el disimulo de la conquista para acto seguido centrarte en el negocio que te ha traído hasta mí.

Una escalera de color.

Tus ojos... La noche... Tú... Yo... Y... el color del dinero.

© Auroratris










jueves, 14 de junio de 2018

PERIPLO










Periplo el alza que alcanza el mercurio de tu mirada,
Bajando los Escalones de un firmamento.
Temblando como hoja arrojada del árbol,
 Engullida en la dilatada curva.

Sentir el leve peso
que porta la pleitesía que ofrezco.
Sierva ante el martirio que no desobedezco.

Periplo en los dedos desgajados,
dejando el jugo exudado y severo
sellando cada aro.
Data la parada con un nimio beso... 
Enjuagándolos como feligrés de esa carne.

Emergen destacándose en la profundidad de la noche,
Como cantos rodados...
para el placer del artista.


©Auroratris









viernes, 8 de junio de 2018

CONFESIONES









Rescato tu fotografía del fondo del cajón … le ha llovido el tiempo, y la sonrisa enmarcada desafía al color sepia que sin decoro se instala en ella.

A la memoria me viene ese instante congelado, un brindis por la vida con la mirada puesta en un futuro incierto, brillando como farolillos de verbena. Todavía retumban en mi cabeza las promesas y los besos prófugos… y después la nada. Es lo que suele ocurrir en los momentos de dolor. La juventud tiene esa carencia cuando se le quiebran los juramentos.

Entonces no supe interpretar tus palabras de consuelo. Nos debemos a ÉL.

Suspiro antes de regresarla al baúl de los recuerdos. Cojo mi crucifijo para ir a recibirte, hoy es día de confesión en nuestra Comunidad. Desde entonces y como siempre tú dirás que mis pecados serán absueltos.

Yo oraré: “Sólo a TI me Debo”


©Auroratris









viernes, 1 de junio de 2018

FLORAL










Prendida a tu pecho... Como un Clavel en la solapa.
Luciendo premura,
naturaleza viva en los brazos.
Adheridos al deseo primigenio,
de lograr la fundición
de esta
mi esencia,
con el almizcle de tu verbo.

Entre líricos suspiros asciendo...
Vehemente el sacrilegio de probar cada gramo de tu aire.

Lirios...
Mártires son los besos
Que formamos.

Juncos,
Vencidos por el mismo viento.

Selváticos al sentir-nos.


 © Auroratris