Mis amigos

Traductor

Directo a tu buzón

jueves, 1 de diciembre de 2016

NOCIVO






Eres esa carretera secundaria que da miedo tomar, ese camino angosto que todo caminante evita,
eres ese vicio depravado que se sabe nocivo y sin embargo…

Quité la cinta de mi pelo y la usé de venda
 para lanzarme a ciegas contra mi propia perdición.
Y así dejé de verte para empezar a sentirte porque al hacerlo inyecciones
 de vida correteaban por mi averno.

Con la precaución me hice una mesa sólida
 y sobre ella me recuesto para ser el tapete de tu juego… 
manos y dedos secuestran los cuadriláteros de mi cuerpo.

Soy reincidente de tus trampas, adicta a cada una de ellas… 
me permito caer y recaer con tal de no salir de esta trama,
sabiendo que nunca gano o nada pierdo cuando me ofrezco. 

Dale otra vuelta de tuerca a tu locura
 y aprieta más fuerte mi ceguera.





                                                                      ©Auroratris                                               





sábado, 26 de noviembre de 2016

FEEL







A la caída del ocaso se baten tus labios por el desfiladero de mi espalda, se deshilacha el hermetismo de mi piel cuando infiltras tu veneno en cada poro dilatado, se suma a mi torrente y llegando al pensamiento, ya no pienso con claridad… sólo siento.

Sentir que bajo la quilla de tus manos se arremolinan las tormentas que anidan en mis entrañas, y que el instinto se vuelve felino bombeando deseo por cada vena de mi cuerpo. Este cuerpo encorsetado que despliegas dúctilmente entrega su horizonte, su sima y su recorte.

Esculpes envites en mis caderas trenzando tu vigor y mi brío, encaramas tu hálito en el umbral de mi boca reclamando el verbo carnoso que sacia tu hambre de mí. Tu peso es mi seísmo y mi cabriola tu contorsión.




                                                                      ©Auroratris                                                       













miércoles, 23 de noviembre de 2016

VALOR




25 de noviembre, día internacional contra la violencia de género.
Hoy vengo enfundada con el color que representa a la mujer, aquellas que perecieron en defensa de sus derechos y a la que cada día muere en nombre del ¿amor?
Hoy este color dice cuánto valor tienes, tengo, tenemos. 





-          - No vales nada, nunca lo has valido y nunca lo valdrás.  

-          -  Ella lo creía, Señor Juez, siempre se lo creía.


Con gritos acompañados de patadas,
aderezando con insultos SU condición de mujer.
Ella se lo creía tumbada en el suelo o de rodillas, implorando perdón.
Cubriendo SU cuerpo devastado y la fragilidad de SU alma.
Mientras era escudo de SUS hijos
se convencía de esa falsedad.

Aquella madrugada el puño de él encontró SU cara,
una, dos y tres veces sin parar,
descargando la rabia y la frustración, 
en tanto, el pecho se estrelló contra el cuchillo,
una, dos, tres, cuatro, cinco…


-         Y ahora dígame, Señor Juez… ¿Cuánto cree que vale SU vida para usted?



             © Auroratris                    









                

jueves, 17 de noviembre de 2016

EXTRAÑOS









Cumplimos lo que una vez prometimos no hacer. Como extraños nos miramos en este vagón de tren, hablar del tiempo es un tema recurrente. Silenciosos y durante un largo trayecto observamos por la ventana la metamorfosis del paisaje, se asemeja a la vida.

De soslayo te sorprendo ojeando la portada de mi lectura como queriendo descifrar a través del título a la mujer que tienes delante, tan distinta y tan distante. Me sonríes de manera condescendiente ofreciéndole una tregua al velado de las horas, y yo hago tres cuartos de lo mismo para contrarrestar la tirantez del último minuto.

Mojamos un recuerdo en el café del momento y lo tomamos entre el ayer y lo que pudo ser. Abanicamos la niebla, antes levantada entre los dos, para poder mirar un poco el rostro que nos enamoró, y nos damos cuenta de que no queda más que lo vivido.

Después te quedas en el andén de la última estación con una mano alzada a modo de despedida, yo copio el gesto y devuelvo una mueca parecida al guiño de un payaso… robo la última sonrisa de tu cartera antes de que el tren comience a avanzar. Desconozco mi destino… me dejo llevar y el sonido del traqueteo me repite tus últimas palabras, pero antes de llegar a la siguiente parada… las olvido.





                   ©Auroratris                       












                                         



viernes, 11 de noviembre de 2016

TE HABEO







Te tengo cuando con mente de mercader
surco tus confines
y convido a tu humedad
para compartir con la mía
rompiendo la línea que separa
el decoro de una dama.

Te tengo en el santo custodio
de tu aliento copulando con el mío,
y desvirgando el brillo de mi lengua
 crear alquimias
que provocan
el ensimismamiento de este tener.

Te tengo en el mismo delito
de profanar tu nombre
desbordando el caudal de mis canales,
descarnando el viento
que separa nuestro tacto
y catequiza mis ansias de ti.

Me tienes sostenida
en el mantra
que me  desnuda
y me viste
de esencias que no poseo.

Me tienes
 porque
 te tengo.



©Auroratris





                                                                                                                                


sábado, 5 de noviembre de 2016

TEMPO







Bajo esta luna toledana se encapsulan las notas en la hojalata de mis manos, viertes e inviertes los sacramentos aleccionados para conseguir la obertura que ocasione el descorche glaseado de un beso.

Me presento ante ti como nodriza de esta quimera, enfundada para la ocasión: lentejuelas en la mirada, labios de purpurina y piel de cuento. Me recorre tu sonrisa entre bocetos y ensayos de músico novato, y tras templar tu tacto sobre los candiles de mi cintura afinas el gemido que libero.

Viento, cuerda y percusión suenan en la sinfonía de los cuerpos, al tensar mi cordura en una mística clave de sol se eleva tu pecho en el agudo sonido que revela el culmen de tu obra, para acabar cayendo en el abrazo tamboril que cierra pausa y tempo.

                                                                                 
                                                           
 © Auroratris   







lunes, 31 de octubre de 2016

VERSA {ME}





Tíntame el descaro de tus versos y excarcela esta sinalefa que me adosa a la vergüenza de encarar tu mirada. Tatúame la noche y ruboriza mis arcaicas amapolas para que florezcan entre tus manos de poeta. Serena este vientre tembloroso bajo la procesión de tu caricia… vérsame a pluma, a cincel… haz de mí tu poesía.

Recita lo salvaje que de mí encuentres para que se desvanezca la insistente timidez que me cubre y me pesa. Repásame en constante libertad gravitando sobre el centro de mi orbe… haz que llueva para nosotros, que dancemos sobre charcos de apetencia.

Muéstrame lo retorcido de tu soneto y firma este poemario con sello indeleble.

                                                                                 

                                                                           
© Auroratris







martes, 25 de octubre de 2016

PSIQUE








- ¿Me quieres, Darling? - Exoraba, arrastrando las últimas sílabas.
- Más que a mí mismo.- Tronaba yo.

Reflexionando sobre mi reiterada respuesta, comencé a albergar una idea. Idea cada vez más oscura y menos etérea, más pragmática y menos disuasoria.
“Más – que – a – mí - mismo”, rugía en mi psique.
Llegué a la conclusión que de seguir así, un día dejaría de ser yo, quedándome perdido en la nada.
No, no podía permitirme tal desaparición y fui maquinando un esquema. Engordándolo, y dándole forma en mi cabeza.

Ocurrió una noche… y en su momento más bello, cuando ella también lo estaba vestida de lujuria, sosteniendo su copa disparó el ya conocido verso: - ¿Me quieres, Darling? –
Aproveché el estupor que despierta el vino y el bamboleo de sus inseguros pasos acercándose a mí.
Desenfundé tres cuartos de sonrisa antes de cerrar mis manos alrededor de su cuello. De su boca salió la oscuridad sin música ni sonido, de sus ojos la estupefacción y de su perfecta fisionomía, el abandono de la vida.
– Más que a mí mismo -  Mascullé hasta que dejó de respirar.

Cayó al suelo y el sordo sonido se mezcló con el ruido del cristal contra el piso. Acabé con mi tortura o eso pensaba yo, llamé a la policía para darme en entrega y antes de que me llevaran la miré una última vez. Parece de locos, pero sus labios se movían formulando aquella pregunta y su mirada taladraba la mía.

No me creen, pero cada noche ella me visita allá donde vaya. Preciosa ante mí, portando su copa, con la tentación en sus labios y en medio de todo eso… la frase aniquiladora…
-¿Me quieres, Darling?

-Tras seis meses y 21 días, el paciente no muestra mejoría y sólo murmura una única oración:
- "Más que a mí mismo".

                                                                                                                                                                        

© Auroratris




miércoles, 12 de octubre de 2016

BITÁCORA






El viento flagela mi rostro en este otoño apolillado, se agrieta la carne de mis besos y congelándose el cristal que desentumece mis pestañas, resbalo por los pasillos donde nuestra témpera marchita escucha el sonido sordo de tu lamento.
Se emborrona tu silueta En la distancia que marcó tu época y la mía, donde las rayas del tiempo sucumben a La Bitácora de nuestro delito.

No volverá el aire a peinar mis hojas, ni los violines de tus manos a sujetar mi arco, quedaremos como trazas de un sueño inacabado en la cabecera de nuestra mentira.

Mientras, llamas a un timbre que ya no suena imprimiendo un verbo nonato en la palidez de mi ventana, no queda magia en la chistera del ilusionismo... y continúa retumbando mi nombre en la gruta de tu garganta, este aprieta el cinturón de tu pecho con cada sílaba que escapa.

Tu silencioso grito se acomoda en la arista De Mi Soledad.




                © Auroratris           











                                           

miércoles, 5 de octubre de 2016

BAPTISTERIO







Ángel caído que ensortija mis sentidos
esclavizando mis lunares al vaho que los sustenta.
Encadenas mi simetría a los candados de tus dedos
castigándola con primitiva dureza robándole la textura,
sometiéndola a un látigo escurridizo y ardiente.
El marfil de tu boca tortura lo convexo,
regalando el dulce escozor,
que inscribe en el aíre un furtivo suspiro.

Manos maestras cincelan la caricia
marcándola por todo mi horizonte,
mar rizada es mi cuerpo
soportando la marea,
que nubla la visión de tu rostro.
Manejas los hilos del placer
volviéndome una simple marioneta,
y entre tus alas discurre si vuelo
o me adentro en tu infierno incierto.

Inmovilizas el tiempo
volviéndolo eterno
a la vez que digiero
tu capricho y tu malicia.
Entre lo humano y lo divino
se apresuran los goces primitivos,
que hartos de debilidades
se lanzan con hambruna permitida.

Enaltecida tu virtud,
venerado mi sagrario…
nos recogemos en este bautismo.


© Auroratris