Mis amigos

Traductor

Directo a tu buzón

martes, 30 de agosto de 2016

TEMPLANZA








Y me bebo otro sorbo de pecado mientras vas anotando mi número de teléfono, sé que no me llamarás, tan cierto como que yo tampoco lo haré.
Nos dedicamos a escrutarnos en la fundición de nuestras salivas, bebiéndonos los tragos amargos de nuestras vidas, saboreando el ácido que provoca el desencanto.

Me dices que me siente sobre ti para compartir el licor de tu copa, sin embargo yo aporto la mía cuando acorto los pasos que nos separan, pides probar de mi licorería mientras yo me enveneno con el dulzor de tu brindis. Hundes tu cara en mi pecho, aspirando mi aroma como si en ello se te fuese la vida pidiéndome que no te olvide.

Hemos emborrachado nuestras almas de una adolescencia momentánea volviendo a ser los de antes, buscándonos bajo las sábanas, comiéndonos a besos, a bocados de placer, la lujuria se apodera de nosotros y dejamos que nos vapulee. Ya no sonreímos, reímos a carcajadas, creyéndonos héroes de nuestra propia burbuja.

Cae un abrazo de sol sobre tu mañana, te miro mientras duermes todavía bajo el vapor de la noche y me doy cuenta, perfectamente cuerda de que es ahora y no después cuando nos tendremos. Me regalas tu primera sonrisa y yo me desayuno tu beso, luego caen las disculpas mientras nos cubrimos con nuestras ropas. Sólo quedan los cercos sobre la mesa, dos copas vacías como nosotros.

El silencio habla más que la palabra, pesa más que nuestra despedida. Me invento una excusa, tú ya tienes la tuya preparada antes de abandonar el hotel. Te pierdo… me pierdes.

Arranco el coche y el ruido del motor se confunde con un aviso de mensaje.
- Recuerda... No me olvides.




                                                             ©Auroratris               



                           

lunes, 29 de agosto de 2016

SIN SENTIRNOS AUSENTES









Desde mi rincón quiero agradecer este premio que me ha sido otorgado por la Comunidad (a la que pertenezco) Sin Sentirnos Ausentes.
¿Emocionada? ¡Mucho!

Muchas gracias, Aderet Ela.

Premio que con orgullo comparto con mi querida amiga y compañera de letras:


Ophelia Riu

Guillermo Balbis

Felicidades a todos ellos.

He de cumplir algunos requisitos, nada imposible.
Uno de ellos es mostrar en mi rincón el premio dado con tanto cariño. Un poquito más abajo se muestra orgulloso, y otro requisito es contar seis cositas sobre mí.

Me resumo en seis inquietudes que os pueden dar una idea de cómo soy.

Soy una devoradora de libros mientras tomo un café a cualquier hora del día. Una pirómana de km cuando calzo mis botas de senderista.  Amante de  películas carentes de violencia, y una loca por la música que siempre me acompaña cuando apasionadamente escribo ensoñaciones. Y por supuesto… soy una mujer muy afortunada, ya que cuando inicié mi camino por estos lares virtuales jamás pensé encontrar a gente tan maravillosa como me he encontrado.  

GRACIAS POR ESTAR.


©Auroratris





viernes, 26 de agosto de 2016

ETERNIDAD





Yacen los pronombres en la anarquía de un tiempo y por negarme al sacrilegio de un juramento, esclavizo mi promesa a la loca idea de que lo eterno es un minuto en tu boca y la vida una noche en tu templo.

Ato mi vicio al desorden de tu pecho en la convicción de que domino tu credo  cuando me otorgas el  permiso que conjuga nuestros cuerpos. Entonces me aferro a la cadena de tu aceptación rezando los salmos que me salven del pecado de convertirme en tu fe.

Caigo preso entre las yemas de tus soldados y sin apenas resistencia sudamos las dudas que embutidas en filamentos tensan los miedos. Miedos que se vuelven cera, y se derriten cual alas de Ícaro cuando gimes mi sentencia. Entonces siento la caída libre sobre la arena de tu cuerpo y recuerdo la promesa de que la eternidad es este momento.
                                                                                                                         


© Auroratris













jueves, 18 de agosto de 2016

PENSANDO{TE}




En esta orfandad de roces y tactos siento que mis manos desanudadas buscan las tuyas, volver al enredo de nuestros dedos, al calor que encerraban cuando las sostenías en el trayecto que separaba el pasillo de nuestro lecho. Todavía guardan mis huellas la caricia fugada en mitad de la noche, la filigrana en el borde de tu ombligo… recuerdan los paseos por el precipicio de tus montes quedándose con la templanza de tu piel.

Me cuentan en la hora íntima de la prosa que en ti leían. Y volviéndose ávidas y diestras se embarcan en la aventura de mi cuerpo intentando germinar en él todo lo que de ti aprendieron. Ciegas y guiadas por fragmentos que todavía restan en ellas se adentran en el atlas emborronado, marcando los sures como principiantes de un navío varado.

Como escribas van dejando su historia entre mis pliegues, jeroglíficos que a simple vista nada dicen, sin embargo, ellas descifran con reveladora maestría los sinonimios en la oquedad que tantas veces acogió tu serenidad…

Renacen mis manos cada vez que te pienso.



                                                                              © Auroratris                             






                                     



viernes, 12 de agosto de 2016

TU VOZ







Tañe tu voz el tobogán de mi espalda adosando las palabras a los poros de mi piel, que se erizan reverenciando a tu aliento el cual impregna en su descenso los vericuetos revelados. Martillea en mi sien el eco delator de mis construcciones y destrucciones que sólo tú sabes depositar como amalgama de mi pensamiento.

Se estira tu eco a lo largo de mi cuello y siguiendo el curso de mi yugular se enreda como hiedra poseyendo su forma, se adueña de los pulsos que se agolpan en el centro de mi garganta, y resbalándose con la brisa de tus palabras encuentra el refugio entre las lunas retadoras de fraguas nocturnas.

Vibra tu tono junto al fecundo vientre que acoge el calor de tu respiración, se precipita grafiteando mi nombre en lo alto del monte donde te eriges como Dueño y Señor, y en la expedición de tu voz por el cañaveral de mi reino encuentras el límpido latido que te pertenece.



© Auroratris










                                                                                                                                                                     

viernes, 5 de agosto de 2016

PARTENER



Poderío es cuando te espero a imagen y semejanza alterando la sístole que enerva tu pecho, complicando el trago que dificulta el nudo de tu corbata.
Gigante me siento cuando tirando de tu pechera me adueño de los ensambles que separa tu fibra de mi tacto, que se cuela y recorre los senderos que va erizando.

Torso descubierto cual Adán, reaccionas imitando mi juego y restando espacio me encierras en la prisión de tus brazos. En la avidez de tus dedos se encuentra sin negación el botón que libera mis caderas. Cae la prenda y cae mi resistencia.

Nos volvemos puro reflejo del otro y con la mirada clavada nos deshacemos de las capas que desvían los deseos. Te cubres bajo el ala de mi sobrero robando lo carnoso de un beso y despertando cual alma de Lilith te invito a mi propio averno.



 © Auroratris 



                                           




https://youtu.be/D5Y11hwjMNs