Mis amigos

Traductor

Directo a tu buzón

martes, 28 de agosto de 2012

MARÍA, LA CALLADA.





Marisela Pérez Doblado "Soledad" (dibujo a lápiz)
 
María la callada, camina de la mano de su amiga Soledad. Esta habla y habla sin parar, juega con las palabras, las riza, las desriza, las plancha… María la mira y asiente, no dice nada. Le sonríe apretando su mano y siguen caminando.

Soledad se va quejando de su desdichada “soledad”. Mientras pasean le va enumerando los colores de sus días. Así es como ella los define: hoy he tenido un día azul, ayer fue un día gris, espero que mañana sea un día amarillo o verde.

Escruta el rostro de María, esperando alguna frase que la interrumpa. No ocurre nada de eso. Mientras parlotea,  María la escucha ensimismada. ¡Qué bien se siente Soledad con su compañera! No imagina la vida sin ella. El tiempo se resbala, se columpia, se consume cuando ellas están juntas.

 Así corren los minutos y las horas, la una junto a la otra. Deambulando de acá para allá. Desde mi ventana veo pasar a María con su silencio y su soledad.

 

22 comentarios:

  1. A veces estas amigas resultan ser enemigas...recuerdo algo que escribí o mejor dicho improvise en un foro de GB.Lo buscaré,gracias por recordarme a esta amiga que hace mucho,pero mucho tiempo alejé de mi vida <:p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unas veces será amiga y otras enemiga.Como las olas, van y vienen, pero siempre están. Un placer que hayas pasado por aquí, Sonia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Es una amiga que le hace compañia y no la molesta.
    Interesante ver a la soledad así.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca molesta, puede aburrir sin más. Gracias por comentar, Ohma.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Serán buenas amigas siempre y cuando lo natural esté presente, y eso es algo que brota un poquito con el bienestar.
    Esperemos que mañana sea un día amarillo o verde.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, amigo Luis. Ay, esos colores...
      Muchas gracias por pasarte por aquí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. A veces, los amigos están demasiado dentro de sí mismos y no acompañan ni mitigan nuestra soledad.
    Salvo la raza de los amigos especiales y marcianos, a los que tenemos siempre junto a nosotros.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nuestra soledad no hay quien la eche, se esconde durante un tiempo, cuando aparecen esos amigos. Es como nuestra sombra, pegada a nosotros.
      Gracias Julio, por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Ains... a mí la soledad es que ... uffff... aunque a veces tengo que reconocer que sienta bien, sobre todo cuando es escogida.
    Lo has contado muy lindo Ana. Los colores de los días me han encantado.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay días en los que es ella la que nos escoge, otros ella es la escogida y tienes muchas razón, sienta bien.
      Gracias Maite.
      Un besazo.

      Eliminar
  6. La soledad hace compañía a María... tremendamente perturbador. Adoro a la soledad,aunque nunca haya estado sola, sé que suena raro, pero es que estoy conmigo misma. Comprendo a María.

    Había un micro de... no me acuerdo, que decía: Si sumamos tu soledad a la mía, ¿qué tendremos, dos soledades o ninguna?

    La frase: No imagina la vida sin ella", me gusto mucho. Deja ver el grado de unión que hay entre ambas.
    Como siempre, es un placer leerte, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es mío, Levia.
      Es verdad que suena raro. Yo siempre he pensado que aunque nos tengamos a nosotros mismos, la soledad es un estado que llevamos dentro.
      Me encantaría leer ese micro del que hablas, es interesante esa pregunta que formula, me ha dado qué pensar.
      Muchas gracias por leer y comentar.
      Un besote.

      Eliminar
  7. Gran texto, muy emotivo. Soledad es a veces una amiga mas que bienvenida, e incluso necesaria me atreveria a decir.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rendan. Estoy de acuerdo, a veces es hasta necesaria.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Un buen retrato de quien hace de la soledad su compañía. Muy elocuente, Aurora. Directo y gráfico.
    Besazos... en buena compañía. :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Hulna!!! Puedo asegurarte que alguna vez fueron como siamesas.
      Besazos para ti también.

      Eliminar
  9. La soledad y la callada María son como el orden y el caos? el Ying y el Yang? Ni contigo ni sin ti...

    Precioso y delicado relato, "toc" (ya abreviamos, no? jaja)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectiviwonder, toca!!! Ni contigo ni sin tí, tienen mis males remedio, jeje.
      Gracias por dejarte caer por aquí.
      Un besote.

      Eliminar
  10. querida amiga hermoso relato. esa soledad que todos llevamos en el alma, a veces despierta y nos habla, claro que nos habla, pues es mensajera de anhelos y esperanzas y también de desasosiego y tristeza. un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Antonio!!! Es mensajera de nuestras verdades.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. El silencio y la soledad son buenos compañeros de viaje... en ocasiones. Pero en otras muchas es preferible la conversación y la compañía.
    Si María es "la callada" y siempre "la sola", lo siento por ella. Pero si está a gusto así, oye, pues, que siga ;)
    Un texto sencillo y profundo.
    M BSS <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es una compañía desagradable, al menos no discuten, jejeje. Para eso se necesitan dos.
      Un besote

      Eliminar

Toda imagen tomada de la red será retirada si el autor así lo solicita.

Gracias por danzar conmigo.