Mis amigos

Traductor

Directo a tu buzón

lunes, 12 de noviembre de 2012

SI NO TIENE EDAD


 

 Suena una música de desamor y descubro unos ojos soñadores. No puedo creer verte así. No tienes edad.

Busco en la caja de los recuerdos y el pasado me sopla en la cara. Apenas hablabas y ya tarareabas aquella osada canción: “En la casa de Inés”. Yo me desgañitaba con los “tres cerditos” y “gusanito medidor”. Tú me retabas con “una mano en la cabeza y un movimiento sexy”. Atacaba con la “vaquita de Martín y el niño robot”, y “tu mano en la cintura” conseguía que abandonara la batalla y me uniera a tus tonadas, sin dejar de repetir: ¡si no tiene edad!

Hoy me sorprendo de nuevo y no es por una canción. Tu mirada lejana, tus movimientos livianos, tus momentos de intimidad, tu territorio, como tú lo llamas. ¿Quién será? ¿Quién te ofrecerá el cofre de los besos? ¿Quién anidará en tu corazón? ¿Quién será el primero que robe tus lágrimas, tus suspiros, tus sonrisas? ¿Quién, princesa, si no tienes edad?

Ya no recordaba cuando a tus años una mirada me hacía soñar, me colmaban de ilusiones unas promesas dichas en cualquier esquina. Cuando una canción me tocaba el corazón y me desnudaba el alma. Ya no me acuerdo si fue la risa o el beso. ¿Quién lo dio primero?

Paseas tras mis pasos, vas por las mismas aceras que una vez pisé. La historia se repite. Ley de vida.

Aún están presentes nuestras guerras de pulgares, de pestañas, de ombligos, de pies, de nariz… Todavía suena una voz pidiéndome mimos a cualquier hora. Todavía estás aquí conmigo. Soy consciente del poco tiempo que nos queda. No lo pienso, lo vivo. Te disfruto, te rio, te miro y te hablo.

Mi niña no tan niña. Escribes en tu diario, escuchando canciones de amor. Yo te miro a lo lejos y me recuerdo en otra época, en otro lugar. Y me digo: si no tiene edad, ¿o sí?
 
P.D.- Siempre eligió su música, hoy no iba a ser menos.
 
 
 
 

 

39 comentarios:

  1. Ayyyyyy se nos van sin enterarnos!
    Tienes razón hay que disfrutarlos mientras viven con nosotros.
    A mi ya se me fue "mi niña" y me quedan dos chicos.
    Ley de vida, sin duda!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente disfruta de esa mujer y no dejes de hacerlo con los chicos, que el tiempo no entiende de clemencias.
      Gracias por detenerte aquí.
      Un abrazo, Ohma.

      Eliminar
  2. Hermosos recuerdos. Guardados en una caja. Con respeto. He leído y he intentado traducir lo mejor posible. Mis pensamientos de Rumania!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los buenos recuerdos siempre están guardados con mucho cariño.
      Agradezco mucho tu lectura, e intentaré solucionar lo de la traducción.
      Un saludo, Cristian.

      Eliminar
  3. ¡ay, me hiciste llorar!
    También yo tengo poemas dedicados a mis princesas... que vuelan.
    Una no se da cuenta en qué momento fue que crecieron. :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He puesto mucho cariño al escribirlo. Ni mucho menos quería hacerte llorar, mi querida Hulna.
      Un día ves un rostro de niño y al siguiente tienes a todo un hombre o mujer, ainssss.
      Me alegro de haber disfrutado de tu paso.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Ay! Cuán lejos estamos de esa sensación de mariposeo en el estómago hasta que llegan "estos engranaos" y nos lo recuerdan.

    Tienen, ni más ni menos, que la misma edad que teníamos nosotros. De pronto te caen como una losa no sus años, sino los tuyos. Y miras atrás diciendo ¿cómo hemos llegado hasta aquí y yo sin darme cuenta?.

    El mío ya ha intercambiado fluídos con unas cuantas (sí, y me lo cuenta, además!).

    Bievenida al mundo de las oraciones (señor, señor, que no haga ninguna tontería).

    Un beso, Toc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, tocaya!!! Ya tienes a un hombre en casa. Genial esa complicidad que hay entre vosotros. Seguiremos rezando.
      Gracias por dejar una experiencia.
      Un abrazo, toca.

      Eliminar
    2. La complicidad hoy se ha ido al carajo: correo de la tutora poniéndome al día de su gran procrastinación...Tíos! ;-)

      Eliminar
    3. Desde luego no se puede hablar así a la ligera, jejeeje. . Tú miras la altura y crees ver al hombre, pero si miras a su interior, seguirás viendo al niño, paciencia, ya cambiará, aunque sea de domicílio. Seguro que su mantra diario es: ahora voy o luego lo hago.
      Ommmm. :-)

      Eliminar
  5. Ains... que la princesita va creciendo y empieza a vivir esos sueños por las que todas hemos pasado. Qué linda esa etapa ufffff. La suerte que tiene de tener esos papis, que son tan sensibles y comprensivos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga mía, no nos queda otra. Apoyar, comprender y sobre todo recordar que una vez nosotros también fuimos tocados por la flecha del amor. Qué linda etapa! tú lo has dicho.
      Gracias por esos piropos y sobre todo por pasar.
      Un abrazo, Maite.

      Eliminar
  6. Es increíble como de repente nos encontramos con hombres y mujeres...y sin embargo son nuestros "niños". Tanto amor y dulzura en tu texto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que lo es Luni, no dejan de ser niños ante nuestros ojos, sin embargo dejaron de serlo en su interior.
      Los hijos siempre acaban sacando esa parte tierna que llevamos dentro.
      Agradezco muchísimo tu paso.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Thanks... Best regards from France...

    Pierre

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Yo recuerdo a esa jovencita con coletas de niña y también cómo se interesó por mi hijo mayor jajaja. Ahora, si él la viese igual emparentábamos.
    Besos siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí querida mía, seguro que si se viesen ahora ya no opinarían igual que hace unos años, jejeje. Las coletas quedaron atrás y la altura es idónea para ese adonis.
      Gracias siempre por venir.
      Un abrazo, rubia.

      Eliminar
  10. Pues sí creo que la tiene, aún sin saber con qué edad cuenta, sí creo que la tiene.

    Yo sólo pedía que mi hija no repitiera mis 12 años (adelantada que es una), y no los repitió, pero sí casi todo lo demás. Aunque ella ya va por tres relaciones y yo me quedé en aquella primera y única.

    Solo nos queda mirar...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que ya tiene 13, Trini. Es una adolescente, todavía muy niña, pero en ocasiones me sorprende su madurez y me pongo a temblar como un flan porque recuerdo mis trece... Ufff, qué locura de edad, de hormonas, de chicos, de todo, jajaja.
      Adelantada pero con suerte, un amor para toda la vida, te felicito. Y con tu hija... lo que yo con la mía, estar ahí.
      Cuánto agradezco tu visita!!
      Un abrazo, Trini.

      Eliminar
  11. Tengo yo algo de miedo a que llegue ese día... de momento no lo pensaré, jajajaja.
    besos, Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo pienses Luis, vive los momentos ahora. El después ya vendrá y lo importante es que tú estarás ahí para ir marcando cada paso.
      Encantado de tenerte por aquí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Quizás, nuestros hijos, son el ayer de siempre, lo que nos ata a la historia infinita de ser madres.

    Abrazos bonita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es el quizás Pilar, es que lo son. Es un contrato de por vida, irrompible, inamovible, sellado con sangre y orgullo. Con miles de capítulos en una misma historia.
      Gracias por cruzar hasta aquí.
      Un fuerte abrazo, guapa.

      Eliminar
  13. Hola,parece que el tiempo no corre cuando los hijos son niños,pero un dia, nos damos cuenta que son unos adolescentes con una personalidad propia.......los años pasas volando!!!

    Un saludo
    Isabel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tiempo no corre cuando son niños para poder volar cuando son adolescentes, es entonces cuando nos damos cuenta de que pasó otra etapa de sus vidas y de la nuestra.
      Un placer tenerte por aquí, Isabel.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Aurora, por dios, que entrada tan tierna, tan hermosa. Es ley de vida, así sucede y bueno, te cuento que yo a los míos aún sigo llamándolos niños cuando hablo con alguien. Lo cierto es que son un par de cachas como dos días de fiesta :-)...me tomo esas licencias por ser la mamaíta, ya que no tienen abuela.

    Un abrazo grande y feliz semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con sus dos metros de altura, su cuarenta y tantos de calzado, sus tacones, su maquillaje propio..., ellos y ellas no dejan de ser nuestr@s niñ@s.
      Felicidades por esos dos cachas.
      Gracias por pasarte siempre por aquí.
      Un abrazo, Pilar.

      Eliminar
  15. Creo que la edad es un invento estupido,amiga; no existe en el amor; cuando este es sincero (y con los hijos ni te cuento) el tiempo desaparece, como ha de ser.
    Precioso texto,amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amor no tiene edad ni fecha de caducidad. Ellos lo están aprendiendo ahora, nosotros ya lo descubrimos.
      Cuánto agradezco tu paseo por aquí.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  16. Ese sentimiento de amor por los hijos y la añoranza por sus épocas de infancia, de seguro son un testimonio que comparten millones y millones de personas en el mundo, pero la forma como lo has escrito te hacen única. Te salió del alma.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan Carlos, eres muy amable por visitar mi espacio. Y es cierto lo que dices sobre ese sentimiento generalizado hacía los hijos y no lo niego, jejeje, me salió de muy adentro este texto.
      Un saludo.

      Eliminar
  17. Qué tierno! No tengo hijos, pero recuerdo que mi madre siempre me decía que quería que yo volviera a ser chiquita, y siempre me veía como si lo fuera (aunque ya estaba más que crecidita)...
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Eva, siempre seremos chiquitas ante nuestros padres, la mía todavía tiene el gusto de sermonearme como si fuera pequeña, jejeeje, y yo la dejo, qué le voy a hacer!!!
      Qué bien que viniste por aquí, lo celebro.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Es muy normal el miedo a lo desconocido, la inquietud por lo que vendrá, la sorpresa al descubrir de repente que la niña que fue está dando paso a la mujer que será.
    Lo mejor es intentar no agobiarse y disfrutar del momento. (¿De qué me suena a mí la frase "disfruta el momento"?).
    Ya habrá tiempo para ocuparse de lo que venga, a su debido tiempo.
    Un texto con mucho fondo, Aurora.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disfrutar su momento, ese es nuestro momento.
      Seamos su orilla, el agua de su sed, estemos ahí para cuando caiga, levantarla.
      Disfrutémosla!!!
      Agradezco tu paso.
      Un abrazo.

      Eliminar

Toda imagen tomada de la red será retirada si el autor así lo solicita.

Gracias por danzar conmigo.