Mis amigos

Traductor

Directo a tu buzón

miércoles, 23 de enero de 2013

BAJO EL ESTANQUE


Caía la tarde y los últimos rayos de sol jugaban a filtrarse en el estanque. El cansancio de aquel paseo vespertino me obligó a sentarme en su borde. El ajetreo del agua, junto con  aquellos reflejos solares, captó mi atención, dejándome sumido en una especie de hipnosis temporal.

Un movimiento en el fondo me despertó de aquel letargo, creí ver un pez. Volví a fijarme en el efecto espejo que hacía con el entorno. Esta vez fue más lento, una especie de culebrina, ahora sí, en el fondo, lo vi claro.

Me incorporé algo sobresaltado y me incliné poniendo mis cinco sentidos a cualquier movimiento que pudiera aparecer. ¿Qué era aquello? La intriga se apoderó de mí.

Pasaron segundos, no más, pero la espera me pareció eterna. Mis ojos clavados en el asiento del estanque, sin apenas cerrarlos para no perder detalle. Mi musculatura tensa, inmóvil.  Intenté controlar la respiración y no hacer más ruido de lo imprescindible. El silencio envolvió el lugar y entonces ocurrió.

No parecía animal acuático,  no era una planta,  se fue acercando a la superficie y sucedió: un parpadeo.

Sí, era un rostro de mujer. Desapareció como un suspiro. Pero su rostro marmoleo quedó grabado en mi subconsciente. Me giré para comprobar si alguien más había apreciado ese cambio en el agua. De pronto me encontré solo en aquel lugar.

Volví a mirar hacia la profundidad, estaba fascinado por aquella visión. ¿Era yo o era el estanque? En esa tesitura me encontraba cuando la vi nadar en el fondo, venía hacía mí. No hay duda, -pensé- existe y está aquí. Un cuerpo hermosamente desnudo, unas facciones dibujadas con caprichosa belleza, unos movimientos ondulantes y acompasados, todo en conjunto me llamaba desde esa hondura.

Cerré los ojos y me dejé llevar hechizado por esa voz. Sus brazos extendidos reclamaban mi presencia a su lado, el movimiento de su pelo producía un efecto hipnótico en mi mente delirante. No sé si ella me agarró o simplemente por pura decisión, me adentré en el agua.

Me sumergí tras ella, dejé que cogiera mi mano e hiciera de guía. No sé dónde me llevaba, ni con qué intención hacía lo que estaba haciendo. Simplemente la seguí. Caminamos sobre un lecho lleno de coloridas flores, llegamos hasta una especie de templete, en su centro se encontraba una peana. Supuse que ese era su lugar.

Habló y su voz sonó hermosa, tanto como toda ella. Me contó una historia, la de  cómo llegó hasta el fondo del estanque. Me señaló justo el lugar donde me encontraba sentado. Desde el suyo puede observar a todos los caminantes. Ella sólo será vista si así lo decide. Y me pidió un favor.

Sí, acepté. Desde entonces, vivo bajo estas aguas, sobre un pedestal en este mirador, viendo sin ser visto. A la espera de esa persona que como yo, quiera cambiar su mundo por una leyenda.

P.D.- La foto es de mi autoría. Lago del espejo, Monasterio de Piedra, Zaragoza. Y no, no está al revés.

24 comentarios:

  1. Qué bueno!!
    Estuve hace poco en el Monasterio de Piedra, y me encantó el lugar, sé dónde tomaste la foto, y tengo una parecida...
    Besos, buenísimo el relato, me tuvo atrapada todo el tiempo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precioso lugar, Eva. A mí personalmente me hechizó.
      No se puede resitir, es magia ese reflejo. Estoy segura que todo aquél que visite el lugar, tiene una foto más o menos parecida, jejeje.
      Gracias por pasar.
      Un abrazo, corazón.

      Eliminar
  2. Qué místico y fantástico relato te ha quedado tocaya. La foto ya sabía yo que tenía que tener tu disparo y no, se nota que no está al revés.

    Se ve que el viaje te inspiró bastante.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, justo en ese momento. Intentando encuadrar, me imaginé (desvarié, más bien)si alguien surjiera del fondo. De piedra, me quedo, seguro!!!
      Gracias tocaya, por el comentario.
      Un abrazo, amiga.

      Eliminar
  3. Me has recordado Las Leyendas de Becquer, puro romanticismo, puro sentir.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, pues no lo había pensado!!!
      Puede ser, jejee.
      Verte por aquí, todo un placer, querida de moi.
      Un abrazo, amiga.

      Eliminar
  4. A veces, Aurora, nos vemos nos sentimos empujados a tomar decisiones por estímulos inexplicables...Eso, sí, las consecuencias de no reflexionar pueden ser catastróficas.
    Me gustó mucho tu relato y poder ver la preciosa imagen que te lo inspiró.

    Un abrazo y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la mayoría de veces actuamos por impulsos. Como bien dices, inexplicables. Y las consecuencias vienen después.
      Tienes razón, esa imagen fue mi musa.
      Gracias Pilar, y buen fin de semana para ti también.
      Un abrazo, corazón.

      Eliminar
  5. Este relato para mi es como una huida del protagonista del mundo real que no le gusta en absoluto.
    Con la mente podemos huir todo lo contrario que con el cuerpo.
    En cualquier caso el escenario es precioso y la imaginación muy rica.
    Una leyenda,una propuesta.
    La foto si no lo explicas estaba difícil de saber si estaba colocada en el sentido correcto, :)
    Un fuerte abrazo,querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres muy intuitiva, amiga mía. Estoy contigo en lo del protagonista, escapar con la mente ya que el cuerpo es nuestro ancla.
      Cuánto agradezco tus palabras, Ohma.
      Un abrazo, preciosa.

      Eliminar
  6. Un auténtico cuento, Aurora, que encierra bellas imágenes miradas desde dentro del agua.
    Fantástico!!
    Te mando besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amigo Luis.
      Un abrazo para ti.

      Eliminar
  7. Un cuento de gran belleza,amiga, y como buen cuento que se precie,con mensaje final abierto a multiples lecturas e interpretaciones; me deja pensativo (gratamente)
    Saludos,compi :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Castelo, lo grato es tenerte por aquí.
      Cuánto me animan tus palabras!!!!
      Un abrazo, compi.

      Eliminar
  8. O sea, que será mejor no acercarse a según qué lagos, por si nos seducen y tiran de nosotros hasta las profundidades...

    Buen cuento

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se sabe si nos seducen o nos dejamos seducir, pero por si acaso....
      Me encanta tenerte por aquí.
      Más besos para ti, Trini.

      Eliminar
  9. Auroratris....
    He leído dos veces... primer por la belleza del cuento y claro, natural que sea, por tomar contacto por la primera vez con algunas palabras. En suma, un cuento fascinante, que nos toca el sentimiento... así debe ser la llegda al paraíso.... Una persona de buen carácter se nos toma por las manos y nos invita a llegar al hondo deun pozo de felicidades...
    Perdón se no me expreso bién..pero es un gran placer leerte...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te expresas muy bien Integral, y el placer es mío por visitar mi espacio.
      Muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Muy buen relato! Muy buena la imagen que lo acompaña...siempre aderezado todo con tu sensibilidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Luni.
      Es un placer el tenerte.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Un relato lleno de magia, misticismo, mitología y (por poner una palabra que no empiece por eme) fantasía. Con tu peculiar estilo, que va madurando y mejorando (otra vez la eme, je je)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me halagas, venga esa M.
      Gracias por tu paso.
      Un abrazo.

      Eliminar

Toda imagen tomada de la red será retirada si el autor así lo solicita.

Gracias por danzar conmigo.