Mis amigos

Traductor

Directo a tu buzón

jueves, 27 de marzo de 2014

A CAL Y CANTO



No solo cerró la maleta aquel día, fue algo más que un simple gesto. No guardó los recuerdos bajo sábanas blancas, los lanzó junto con la llave al pozo del olvido. No se despidió del lugar con un hasta luego, fue un adiós en toda regla. Se marchó. Y al hacerlo dejó atrás una vida cómoda, zambulléndose de pleno en la aventura del no saber qué pasará mañana.

Alcanzó su abrigo para cubrir el frío que empezaba a instalarse en su cuerpo. Sabía de antemano que pasaría mucho tiempo antes de entrar en calor, las prendas no le aportarían la calidez necesaria para caldear su corazón.

Se arriesgó al cerrar la puerta tras de sí. Perdería la mirada de aquellos ojos, la misma que un día consiguió enamorarla locamente. No sabía dónde depositaría sus manos a partir de ahora, sus labios, sus ojos y sus abrazos ¿A quién dedicaría sus palabras, su música y su amor?

No  importaba a quién pertenecería su cuerpo casi marchito. Solo pensaba en respirar a bocanadas, hinchar los pulmones, respirar, respirar.

Cogió un tren con destino a ninguna parte. Sin importarle lugar solo llegar para empezar de nuevo. Olvidó que los jirones del alma se cosen a besos. No tenía prisa en encontrar un sastre para sus remiendos. Se dedicó a hilvanar, sería más fácil en caso de deshacer.

Perdió el mapa para no volver atrás.
Era eso o seguir muriendo.







                                                                                                                  

31 comentarios:

  1. Wow, me has hecho recordar un 5 de agosto de 1995, cuando salí de Cuba con un solo objetivo. No regresar jamás.
    Muy bien escrito Aurora. Tienes ese don de que los sentimientos fluyen a través de las letras.
    Abrazos
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En aquel entonces escribí algo así: Camino solo hacia el acantilado. Allí están todos mis recuerdos. Los bueno, los malos, los frustrados. Esos que se quebraron cuando decidí voluntariamente seguir el ritmo de su música. Aplaudir sus palabras. Apoyar sus ideas. Ideas salidas de una mente con brillo capaz de cegar multitudes. Ahí está también mi entrega, mis tiempos, esos que me quitó en estado catatónico. Creo que a muchos nos pasó lo mismo. Su inteligencia pudo envolvernos, atraernos a su juego, embobarnos y después, como por arte de magia, hacernos caer en su sucio retozo manipulador.

      Llego al acantilado. Miro todo lo que desperdicié de mi vida a su lado. Es momento de decir adiós. De enfilar el rumbo de una nueva vida. De olvidar por siempre esta pesadilla. Hoy es 5 de agosto de 1995. Me subo a la barca. Y enfilo proa hacia otras tierras del mundo. Adiós Cuba. Me despido de ti y no regreso hasta que no deje el poder ese tirano.

      Eliminar
    2. Fue una dura pero sabia decisión Carlos, te felicito por ello. Gracias por tu comentario y por compartir tu despedida. Tus palabras me animan.
      Abrazos.

      Eliminar
  2. Qué hermosa la combinación de relato y música! me ha encantado! Te echaba de menos! Gracias por tu comentario también! Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Luni por estar siempre.
      Un abrazo fuerte, fuerte.

      Eliminar
  3. Se requiere valentía para dejar toda una vida atrás y emprender otra nueva, pero también eso es volver a vivir.

    Besos dulces para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Valor mucho valor, y querer seguir viviendo.
      Gracias por venir siempre.
      Un abrazo, Dulce.

      Eliminar
  4. Buf, tenemos simbiosis tocaya? No porque mi escrito sea similar, para nada, pero justo ayer un amigo me contó justo el relato que acabas de plasmar y me dejó bastante revuelta todo el día (aún estoy en shock).

    Desde luego a delicada y elegante, no te gana nadie.

    Besazos consternados, aún, sí. jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Simbiosis??? Puede ser!! lo de ser tocayas por partida doble tendrá sus ventajas, digo yo, jejeje. Hay situaciones que nos superan, espero que estés más relajada Toc.
      Gracias por animarme con tu comentario, me mimas demasiado.
      Un abrazo gordote (como le diría a Mico)
      ;-P

      Eliminar
    2. a Mico no se lo dirías, te lo comerías enterito, te lo digo yo...con bocados y arañazos para que le dejen en paz, pero te lo comerías).

      Eliminar
    3. Me lo como seguro!!! jajaja me dejaría como un mapa, pero yo me saldría con la mía. Besotes

      Eliminar
  5. Divino... pero muy triste.

    Cuesta tanto dejar atrás algunas cosas... Hay que tener tanta voluntad...

    Pero seguramente, puede que algún día hay que tomar esa decisión.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuesta mucho, pero a veces es una necesidad para seguir.
      Gracias por tu huella, de corazón.
      Un abrazo Misterio.

      Eliminar
  6. Serenidad de la aceptación,
    dibujas muy bien la escena

    ResponderEliminar
  7. Temo el tránsito, pero mi mayor temor es tener que empezar de nuevo -una vida con los mismos errores-. Cuando hablamos de supervivencia, tal vez no importen estas cuestiones ínfimas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no lo intentamos no lo sabremos nunca. Los cambios nos asustan a todos, aunque sean vitales.
      Muchas gracias por tus comentarios anteriores y por venir a mi espacio.
      Besos.

      Eliminar
  8. Personas así las admiro por tener esa valentía que hay que tener para volver a empezar de cero. Y mucho más aún si tenía una vida cómoda. Hay que tener las tetas bien puestas para hacerlo, sin duda!
    Mejor hilvanar, sí. ( me encanta esta idea, Aurora).
    Eres una buena escritora de narraciones cortitas. Condensas bien las historias,y sin faltarles detalles. :)
    Besicos, apreciada murcianica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los cambios son tan necesario a veces... cuando se hacen es porque se han agotado todas las demás vías.
      Agradezco mucho tu comentario querida Ohma, no sabes como me ayuda.
      Un abrazo muy fuerte desde mi sureste.

      Eliminar
  9. muy bonito y valiente ,me encanta
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Txatxa.
      Siempre es un placer verte por aquí.
      Abrazos, siempre.

      Eliminar
  10. yo tengo el bonotransporte para esos trenes jjjj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Economizando Miguelo, tú sí que sabes jejeje.
      Gracias siempre.
      Besos.

      Eliminar
  11. A veces el borrón y cuenta nueva es lo mejor que podemos hacer para ser felices, aunque nunca se pueden cerrar del todo las puertas que dejamos atrás. Un abrazo compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que nunca hay que volver al pasado siempre mirar el futuro, eso es lo que dicen...
      Gracias Rendan, te dejo un abrazo.

      Eliminar
  12. Esos trenes sin destino tienen ya todas las plazas ocupadas. Se ha puesto de moda empezar de nuevo, como si ese lugar pudiera existir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no existe lo inventamos por necesidad, pero tienes mucha razón Amando.
      Agradezco siempre tus letras.
      Abrazos.

      Eliminar
  13. Dicen que volver atrás ni para coger impulso. Pues eso. Adelante, que el alma sana.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad Trini, frase que siempre me dicen y digo.
      Agradezco mucho tu paso.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  14. Es un final perfecto para este relato... y esa bachata que tanto escuché en mi reciente viaja a República Dominicana; en todos los rincones.

    Y dejó una estela de olvidos...

    Besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La bachata es preciosa Luis, no lo voy a negar. Estoy segura que escuchada en aquella tierra tiene que ser todavía más profunda.
      Tus comentarios siempre animándome, gracias.
      Un abrazo amigo.

      Eliminar

Toda imagen tomada de la red será retirada si el autor así lo solicita.

Gracias por danzar conmigo.