Mis amigos

Traductor

Directo a tu buzón

martes, 12 de febrero de 2013

LA SEÑORITA LUISA




Margaritas en mi balcón.

 

Hoy hace dos años que murió la Señorita Luisa. La he recordado al escuchar las campanas de la iglesia, mientras regaba las margaritas de mi ventana. Era fetiche de esa flor. Le llamaba la atención la sencillez de sus hojas, su largo tallo y sus alegres colores, casi rozando lo divertido. Ahora soy yo la que cuido de su pequeño jardín: tres macetas de vivas margaritas. Continuamente repetía que cuando muriera, yo recibiría ese legado.

Era  una mujer de bandera. No muy alta, caprichosas las curvas de su talle y un andar que llevaba de cabeza a más de un vecino del edificio, incluido mi padre, todo hay que decirlo. Su voz cantarina, angelical, te trasladaba a otros tiempos, a los suyos, cuando sin querer recordaba en voz alta sus correrías de niña bien. Su risa contagiosa inundaba los espacios, y yo, la miraba diciéndole: -¡qué gracia tiene usted, señorita Luisa!

Nunca se casó. Tampoco se le conoció varón alguno.

Ella hablaba de un primer novio que marchó a Cuba. La dejó con la esperanza encendida y drogada de promesas. Cuando hablaba de él, lo hacía en forma posesiva: mi Juan. Nunca supo de su existencia por aquellas tierras. Sin embargo, lo esperó cada día, cada amanecer. Rechazaba a todos y cada uno de los pretendientes que a su puerta venían a pedirle relaciones. Sólo una excusa: esperaba a su Juan.

Decía que fumaba porque el olor a tabaco le recordaba a su hombre. Lanzaba el humo hacía arriba, como una chimenea. Tenía una teoría para ello: “son señales de humo, para que él las vea y pueda volver”

A la salida del colegio, pasaba las tardes en su casa. Me gustaba merendar allí. Nuestras conversaciones las terminábamos hablando de chicos. Sus confidencias, las mías. No podíamos evitar la risa floja cuando nombrábamos al vecino del 1º A. Manuel, se llamaba el sujeto, también la quiso como su mujer. – ¿Dónde voy con ese hombre que utiliza los libros para las patas de la mesa? -¿Acaso no hay en todo Pinto un hombre tan culto como mi Juan? Apuntaba  como recitando un poema de Rosalía de Castro, y al mirarme, yo no podía contener la risa y estallábamos al unísono en una sonora carcajada.

Los años se fueron sumando en su osamenta. Yo, ya no iba al colegio. Me había convertido en toda una mujer. Las meriendas de leche y galletas, dieron paso a cafés y a tabaco. La amistad creció entre nosotras, la complicidad fue en aumento. Me convertí en su compañía y ella en la mía.  Conocí a un hombre, me casé, me divorcié, hubo cambios en mi vida, de un modo u otro formó parte de ella. Volví a mi antiguo hogar, un pisito justo encima del de la señorita Luisa. Es curioso, siempre la llamé así.

Poco a poco fue marchitándose. Los enamorados también fueron decayendo. Su pelo ya no lucía tan rubio y brillante, su cara reflejaba los signos de la edad. Su cuerpo ya no mostraba la lozanía de antaño. El tiempo fue dejando huellas a su paso. Se fue apagando, como una lucecita que ves alejarse y hacerse más pequeña.

Aún hoy recuerdo cómo su voz melancólica me indicaba en sus últimos momentos: - ¡Ay, Aurorilla! una vez le grité a mi locura y ésta me abandonó, desde entonces la llamo a susurros para que vuelva- No podía más que sonreírle. Entendía perfectamente lo que quería decir. ¿Por qué no marchó con él?

Unos minutos antes de cerrarle los ojos a la vida, cogió mi mano y sonriendo me confesó que acababa de encontrarla y con ella marchaba para no volver. Con un gesto de silencio se fue. La miré por última vez y pude contemplar que no mentía. Encontró a su locura o a su Juan. Encontró a su amor.





36 comentarios:

  1. Con la esperanza encendida y drogada de promesas... Precioso!!
    Se puede decir tanto en una sola frase??
    Un relato lleno de una vida esperando... por un amor.
    Enhorabuena minina mia.
    Un beso desde el sur!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo queda dicho en una frase.
      Gracias Manuela, qué alegría me da verte por aquí.
      Un abrazo, corazón.

      Eliminar
  2. Qué historia más linda!! y qué triste, yo creo que ya en estos tiempos que corren no quedan esas esperas, amores grandes sí, pero pasado un tiempito... a rey muerto, rey puesto. Es la vida.
    Me ha encantado comenzar el día de hoy leyendo este relato.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tiempo junto con el corazón es el que manda, amiga mía.
      A mí me ha encantado verte pasar y comentar.
      Un fuerte abrazo, Maite.

      Eliminar
  3. Iba a decir que fue una vida triste pero igual ella no estaría de acuerdo conmigo. Si conservó la ilusión de volver a verlo hasta el último minuto, al menos tuvo eso. Otros/as ni eso tienen.
    Muy bonita la historia.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy de tu misma opinión. Quién sabe si fue feliz o no en esa espera. El amor es tan complicado, amiga Ohma!!!
      Un placer tu visita, como siempre, corazón.
      Un fuerte abrazo.











      Eliminar
  4. Ay que historia tan tierna, Aurora...esos amores que se marchaban y ellas esperaban sin conocer varón ni nada que les pudiera distraer del centro de sus amores obsesivos.
    Bonito relato.

    Un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son corazones obsesivos, nunca mejor dicho.
      Grande es tenerte aquí, Pilar.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Una bella y eterna historia de amor..que a pesar de que los años pasen,siempre tiene vigencia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Luni!! No caducan y no pasan de moda.
      Gracias por comentar, guapetona.
      Te mando un abrazo.

      Eliminar
  6. Me recordó a Penélope...hermosa prosa con tintes poéticos.


    besitos
    soni

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es verdad.
      Aunque te confieso Soni, que me inspiré en la protagonista de la novela de Zoé Valdés: Te dí la vida entera. La leí hace más de una década y todavía hoy me sigue causando sensación.
      Gracias por tu visita, corazón.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  7. Ay tía, me has dejado tristorra! Precioso relato, con un final, aunque triste, feliz.

    Me da pena esa gente que se someten a un amor que se fue y nunca volvió. Y ell@s siguen ahí fieles, como Penélope en la estación, esperando que en cualquier momento vuelvan. Y toda la vida esperando...buf! Qué pena, joer!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay quien se dedica a esperar la llegada de ese amor, olvidando el resto del mundo. Se recogen en esa espera y se acomodan para ser felices así: esperando.
      Gracias tocaya, por leerme.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Un cuento muy bonito,amiga, con la belleza que tiene lo triste....has llevado perfecta la narración hasta el final, colega. Perfecto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también llego a ver belleza en la tristeza, amigo Castelo.
      Siempre agradezco tu comentario, compi.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  9. Ese amor tan intenso convertido en un estado de permanente espera, no tuvo el final que merecía, pero ella amó. Y lo hizo como sólo muy pocos pueden hacerlo, vivió hasta el último de sus días con el corazón enamorado.
    Este es, uno de los relatos más bonitos que he leído y te felicito por ello.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amor nos hace grandes, fuertes ante las adversidades.
      Por eso hay personas que aman intensamente hasta el final de sus días.
      Gracias por tu comentario, Juan Carlos.
      Saludos.

      Eliminar
  10. Es una historia a la antigua de las que quedan pocas, capaz de esperar a su amor toda la vida..................precioso!!!
    Un abrazo
    Isabel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De las antiguas, sí, lo es.
      Gracias por comentar, Isabel.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Me ha gustado mucho la historia y tu forma de relatarla. La señorita Luisa fue una Penélope más.
    Si al fin encontró a su Juan, la espera, quizá, valió la pena.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado, Trini.
      Hay muchas Penélopes en este mundo, ainsss.
      Aunque esta se reunió con él, te lo aseguro.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Existe algo muy hondo en esas historias que parecen sencillas:
    una extraña grandeza que no acaba de ser exaltación, tragedia, paz, como una vida llenándose de belleza y de daño. Por eso tu recuerdo que narras de una manera exquisita y sencilla es tan triste y tan hermoso.
    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es precioso eso que dices, Funámbulus.
      Agradezco mucho tu visita.
      Saludos.

      Eliminar
  13. Que bonita entrada! Me ha gustado mucho un beso te sigo me gusta como escribes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegro de que te guste, Daniela.
      Bienvenida. Un placer tenerte por aquí.
      Besos.

      Eliminar
  14. ¡Qué bonita entrada Auroratris! Me encanta cómo escribes y describes. Me gusta mucho la historia de la señorita Luisa, se nota que el vínculo que teníais era más fuerte que el tiempo y el silencio.
    Un placer leerte.
    Un beso.

    Luna Plateada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay vínculos tan fuertes que nada ni nadie puede deteriorar.
      El placer es tener tu visita, Luna.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Me has maravillado amiga mía.

    Una historia entrañable, con unos personajes que laten en cada palabra.

    Las letras te cortejan, sigue diciéndoles que sí.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amiga mía.
      Tú no dejes de cortejarme también, jejeeje.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  16. Respuestas
    1. Gracias, Eva.
      Grande es que me visites.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Hola Fernando.
    Gracias por tu visita.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Una historia muy triste, Aurora, pero me queda un sabor a luz y a margarita.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre queda una luz de esperanza.
      Gracias amigo Luis, tu visita siempre es un placer.
      Abrazos.

      Eliminar

Toda imagen tomada de la red será retirada si el autor así lo solicita.

Gracias por danzar conmigo.