Mis amigos

Traductor

Directo a tu buzón

domingo, 31 de marzo de 2013

AUNQUE TÚ NO LO SEPAS


Llego tarde, más que tú cuando  lo hacías en clase y entrabas acompañada de ese misterio que te hacía tan especial, ocupando el último sitio al final del aula. Yo vigilaba tus movimientos con ese disimulo que disfraza la chulería adolescente. Notaba cómo te escapabas por la ventana, siempre me pregunté hacía dónde viajabas. 
Percibía cómo tu pelo ocultaba tu rostro, tu timidez, tu lánguida mirada. Esa manera de caer sobre tu frente, en desordenada cascada. Me detenía en tu boca sellada, escondiendo sonrisas, palabras, sonidos… Me obsesioné con tus manos, las veía pequeñas para tu edad, frágiles, escondían secretos, siempre lo supe.

Hoy te echo de menos, te busqué al final de la clase. No estabas. Miré el reloj y después a la puerta, pasaban ya de las 10. Intuía que no vendrías, mas no podía dejar de hacer ese juego de reloj-puerta, puerta-reloj. 

A mi mente llegó un vago recuerdo: la primera vez que te vi.
Llegaste acompañada del chico más llamativo de todo el instituto. Sus tatuajes, sus piercings y su aureola de chico malo gritaban: -¡cuidado conmigo, chaval! Caminabas a su lado, segura de todo y de todos, menos de ti misma.
Posé mis ojos en los tuyos y nunca más pude dejar de hacerlo. Adoré tu voz aunque sólo la oí una vez y fue para decirme: -¿qué miras, imbécil?
Quise contestar, me quedé en blanco dándome cuenta de que había sido noqueado por una niña, porque sólo eras eso para mí. Yo era el rey del momento, el chico más popular, el centro de todas las chicas y sin embargo… me quedé en ti.

No te dabas ni cuenta de que cada mañana te acompañaba hasta tu sitio, me quedaba escuchando tu silencio, oía hablar a tu mente, sentía los latidos de tu corazón, rozaba tus manos, y sin pensarlo, besaba tus labios. Ignorabas mi presencia tanto o más que el resto la tuya. Escribía cartas, poemas, canciones, todas iban dirigidas hacía la misteriosa chica que me tenía atrapado en su tela de araña. Nunca te las entregué, hoy me arrepiento. ¿Qué hubiera pasado de haberlo hecho? ¿Estarías aquí conmigo, ahora?

Mi verborrea se silenciaba cada vez que hacías acto de presencia, mis movimientos se volvían torpes si estabas cerca. En cambio tú, parecías flotar, avanzabas por los pasillos como un espíritu libre, nadie se percataba de que estabas, sólo yo. Ese anonimato te daba la seguridad, el cobijo del que se resguarda del miedo. Pasabas desapercibida y eso te gustaba. Lo disfrutabas. Hasta que un día te fijaste en mí y me regalaste aquella frase, difícil de olvidar.

Hoy estoy aquí entregándote esta carta. La que tenía que haberte dado en su momento, no ahora que es tarde, demasiado tarde. Cuando la profesora entró esta mañana acompañada de una mala noticia, instintivamente, empecé a echarte de menos más que nunca. Al fin conseguiste evadirte, liberarte, volar. Aunque ya no lo sepas , te convertiste en verbo.



48 comentarios:

  1. Pienso que todos, alguna vez, nos hemos arrepentido de no entregar según qué carta o nota o palabra.
    Luego llega el fin inesperado y nos quedamos con el papel quemando...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Trini.
      Todos tenemos ese papel quemando en las manos.
      Feliz semana y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. No hay nada peor que un sentimiento no correspondido, no hay mayor obsesión que la que aparece instantaneamente sin poderlo evitar. No hay nada mas común que quedarse "pillado" por alguien y que por diversas razones la cosa quede en una mirada desde lejos.
    Gran historia Aurora. Buena semana y un fuerte abrazo.

    "Y la vida siguió como siguen las cosas que no tienen mucho sentido"
    Joaquin Sabina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos tenemos en el pasado a alguien que se quedó en una mirada y unas palabras muriendo antes de nacer.
      Gracias Rendan, por tu paso y tu comentario.
      Un abrazo y feliz semana para ti también.

      P.D.- Sabina es un sabio, sus letras lo delatan. Me encanta.

      Eliminar
  3. Tras ese remate del relato, imagino que al final, ella sí va a saber, dondequiera que esté, lo que miraba, lo que pensaba, aquel imbécil. Duro y directo, como es habitual es ti.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final verá que no todo es lo que parece, ni parece lo que es. No esperó para descubrirlo.
      Gracias Amando por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Una historia triste, he pensado en ella, debió tener muchos problemas en su vida y sentirse muy sola, eso siempre me da mucho miedo, y he pensado en él, como siendo tan popular se vino a fijar en la que no le hacía caso. Qué cosas tiene la vida ¿verdad?, por eso hay que aprovechar cada oportunidad, cada momento que se nos ofrece, para que no pueda ser nunca tarde.
    Un fuerte abrazo queria amiga, en esta tarde de domingo tan aburrida me ha encantado pasar por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos atrae lo contrario, los retos, lo que no tenemos, supongo que será por eso. Por un momento he querido doblar el pañuelo para que se toquen los extremos, metafóricamente hablando, claro está.
      Ay amiga, si las distancias fuesen sólo eso, te aseguro que esta tarde no sería de aburrimiento.
      Gracias por pasar y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. ¿Sabes que me sigue sorprendiendo como enlazas palabras y edificas sensaciones?

    Directamente aplausos, mi querida creadora de mundos y emociones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú sí que me sorprendes con tus comentarios, haces que le suba a una la autoestima.
      Gracias querida Gondo por estar donde tú sabes.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Con el paso del tiempo, nos damos cuenta de nuestros errores, y quizás hoy, las cosas las haríamos de otro modo..................interesante relato.
    Un abrazo
    Isabel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una segunda oportunidad, ojalá pudiéramos disponer de ella.
      Gracias Isabel.
      Te mando un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Una historia muy real, desgraciadamente, con un desenlace triste, pero muy similar a las historias de esta dura vida.

    Qué importante es hacer llegar a quién sea el destinatario, aquellas palabras que nunca dijimos.

    Muy buena reflexión, Tocaya. Besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, suele pasar que el momento propício pase, que la oportunidad desaparezca y los remordimientos se queden de por vida.
      Gracias por pasar, toc.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. GRACIAS QUERIDA AMIGA POR TUS SALUDOS DE PASCUA, ESTUVE DESCANSANDO UN POCO Y NO VISITÉ LOS BLOGS, PERO LOS EXTRAÑÉ MUCHO.
    UN BESO ENORME.
    NOS SEGUIMOS LEYENDO.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Luján.
      Todos nos merecemos un descanso de vez en cuando.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Bonito, delicado y sentimental relato, creo que todos, en alguna ocasión, dejamos en nuestro interior sentimientos que aún permanecen dormidos. Nos planteamos ahora -Qué hubiese ocurrido- Me ha venido al recuerdo poemas de amor que escribí con catorce, quince años, su destinatario nunca tuvo la menor idea sobre ellos. Un abrazo

    Me gusta como escribes, me apunto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, todos tenemos palabras dedicadas a ese alguien que nunca supo que existía en nosotros.
      Gracias por pasar y quedarte, bienvenida!
      Besos.

      Eliminar
  10. hay muchas cosas buenas que leer en este blog. con tu permiso te sigo.
    saludos
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carlos.
      Te doy la bienvenida.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Vervo en tiempo de pretérito.

    Muy expresivo. Me gusta

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es en tiempo pretérito.
      Gracias por venir, Beatriz.
      Saludos.

      Eliminar
  12. Un relato lleno de nostalgia y sabor juvenil.
    También descubro esa versión por El Canto del loco.
    Me ha gustado mucho la forma de transmitir que has utilizado, Aurora.
    un fuerte abrazo, logras muy buenas historias cortas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, nostalgia juvenil, has dado en el clavo.
      Me alegra saber que te ha gustado esta versión en este grupo y la historia.
      Gracias por estar ahí.
      Un abrazo, Luis.

      Eliminar
  13. Creo, Aurora, que todos en algun momento de la vida hemos tenido alguna asignatura pendiente que no se aprobará y, desde luego, creo que intentar forzarlo no conduce a un resultado satisfactorio...lo que fue, pasó y si no sucedió entonces, así debe continuar.
    Me ha gustado muchísimo como relatas este relato.

    Un abrazo y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tienes razón Pilar, pero la cabeza no descansa, se lleva mal con el corazón y entonces aparece esa rivalidad, esa lucha. En resumen, somos complicados.
      Agradezco tu visita y por supuesto te deseo una buena semana.
      Un fuerte abrazo, corazón.

      Eliminar
  14. Auroratris....He leído dos veces....ciertas palabras muy dificiles...
    He leído los comentários.... y me quedé impresionado con lo que han dicho.... un cuento juvenil y lleno de nostalgia.
    Fué lo que me ha pasado quando leí por la primera vez....
    Besos... cuentas el cuento de una forma muy peculiar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El idioma nos puede separar en algunos puntos, pero nos une la pasión por la escritura, eso es lo bueno Integral.
      Gracias por regalarme tu tiempo releyendo esta nostálgica historia.
      Un fuerte abrazo, amigo.

      Eliminar
  15. Madre mia!!!! Uno de los mejores relatos que te he leído... me has puesto los pelos de punta!!!
    Precioso, pero con una pena que llega hasta mi y me traspasa!!!
    Beos minina...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué pena que no lleguen las palabras o los hechos en su momento!!!
      Gracias Manuela, tu comentario me anima muchísimo.
      Un fuerte abrazo para que también te traspase y elimine esa pena que te he dejado.

      Eliminar
  16. SE NOTA QUE TIENES GRAN VOCACIÓN PARA ESCRIBIR EN ESTE RELATO CUYA TRAMA ATRAPA DESDE EL PRIMER MOMENTO. TE FELICITO Y ADELANTE, QUIENES AMAMOS LA ESCRITURA TENEMOS LA OBLIGACIÓN DE SEGUIR LOS DICTÁMENES DE ESE HADO QUE NOS MARCA EL CAMINO.
    BESOS GRANDES.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luján, los que amamos la escritura nos dejamos llevar por ese hado, musa o simplemente donde el corazón nos lleve.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  17. Precioso, Auroratris, precioso. Hay que ver qué talentazo tienen mis culturetas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos unos culturetas increibles!!! jejejee. Ojo, tod@s!!!
      Me halaga tu comentario Lucy, muchas gracias corazón.
      Abrazos.

      Eliminar
  18. Un relato que nos deja reflexionando acerca de las decisiones que tomamos.. una historia sensible y delicada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es Luni, nuestras decisiones siempre tienen repercusiones, en el momento no nos percatamos, pero a la larga terminan saliendo.
      No sabes cuánto agradezco tu visita.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  19. Respuestas
    1. Si esta historia te ha dado para pensar, eso es bueno.
      Gracias por esta visita, Recomenzar.
      Saludos.

      Eliminar
  20. HOLA QUERIDA AMIGA

    GRACIAS POR VENIR A TOMAR EL TÉ DE TODOS LOS MARTES, UNA PALABRA AYUDA Y MUCHO COMO LA TUYA Y LA DE TODOS LOS AMIGOS QUE SIEMPRE ESTAN PRESENTES PARA COMPARTIR ESTA AMISTAD.

    UN BESO Y UN ABRAZO FUERTE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una palabra, ella sola dice mucho, cierto.
      Por ejemplo: AMISTAD.
      Un placer tomar ese té de los martes.
      Gracias a ti, Luján.
      Abrazos.

      Eliminar
  21. Buena narración, algo triste pero de esas que llegan porque quizá en algún recuerdo olvidado hemos sido parte de ese misterio.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario es muy acertado a la vez que bien recibido.
      Gracias, Beatriz.
      Saludos.

      Eliminar
  22. Quizás sí lo supo, sí se dió cuenta, que disimulara, es otra cosa...
    Amores platónicos que se nos quedan impregnados en el alma para siempre... pero qué final más triste. Has costruido en pocas palabras toda una historia tremenda.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez, tal vez no creyera que algo bueno pudiera pasarle y se dejó vencer.
      Gracias Anaïs, es un placer tenerte por mi orilla.
      Un abrazo.

      Eliminar
  23. Ayyyyyy las cosas que se dejan de hacer y luego se lamentan, a veces,toda la vida.
    No hay que darles muchas vueltas y decidirse aunque se fracase.
    Una historia muy bonita, querida Aurora.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque se fracase, sí, estoy contigo amiga Ohma.
      Un placer tenerte por aquí, ya lo sabes.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  24. Siempre nos arrepentimos más de lo que no hacemos que de lo que hemos hecho. Y al protagonista le ocurre igual. Dejó escapar varios trenes. Y el último no indicaba que lo fuera. Bonita historia, que me hace rememorar mis años mozos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deberíamos tener eso presente, sin embargo lo olvidamos, y terminamos arrepintiéndonos de lo que pudo ser y no fue.
      Un fuerte abrazo y un beso.

      Eliminar

Toda imagen tomada de la red será retirada si el autor así lo solicita.

Gracias por danzar conmigo.