Mis amigos

Traductor

Directo a tu buzón

martes, 16 de abril de 2013

TRES DESEOS



 ¡Aquí estoy, te quedan dos deseos!

Con esta frase me presenté en la choza de mi amor la noche de nuestro aniversario, envuelta en un provocativo conjunto y perfumada para la ocasión. Me esperaba con los brazos abiertos, la boca sedienta y los ojos llenos de hambre y ansiedad. No me llevó mucho tiempo descubrir el porqué de ese estado de perturbación.

-          - ¡Cariño, justo a tiempo! Saca las cervezas de la nevera y acércame el mando de la tele. ¡Date prisa, que empieza! -aulló desde el sofá.

Acababa de consumir el resto de deseos. Hice lo que me ordenó y después me fui a casa, con el único propósito de volver a mi lámpara.
Echó en falta mi presencia cuando acabó el partido. Me llamó abatido y desolado, su voz ahogada preguntaba dónde me encontraba. Por supuesto, mi respuesta fue de lo más glacial.

Se acabó hacer de niñera de un treintañero, cuya máxima aspiración en la vida era poder ver todos los partidos de fútbol habidos y por haber, ya juegue su equipo o no. Se acabó consolarle cada vez que éste pierda, se acabó el hacer de pañuelo de lágrimas. Se acabó. Ésa fue mi respuesta al otro lado del teléfono.

-          - No me lo creo. –Me espetó.
-         -  Haz la prueba. –Ataqué.

Me sentía con fuerzas para afrontar la batalla verbal, incluso de haber sido una lucha cuerpo a cuerpo, también hubiera estado a la altura. Aprovechando que la llamada la había realizado él, frívola que es una y llegados a este punto, vomité todos los desplantes y aguantes que he tenido que lidiar en estos tres años. Hasta yo misma me asombré de ver la cantidad de meses, días, noches, horas, minutos y segundos que había resistido a su lado.

Por suerte o por desgracia, nunca nos propusimos lo de compartir el mismo cuarto de baño. Ahora más que nunca me alegro de ello. Me ahorré el tener que hacer equipaje para emigrar a otro lugar, cual golondrina de Bécquer, o desperdiciar mis fuerzas en hacer lanzamiento de pertenencias del contrincante contra la acera. Con la mala suerte que tengo, incluso me denunciarían por ensuciar la vía pública. Así que con todo eso y más, finiquité nuestra conversación.

Promesas y más promesas me acompañaron el resto de semana: que había decidido cambiar, que estaba en esa fase madurativa, una oportunidad pedía como si de limosna se tratara. ¡Cambiar dice! Como no cambie de domicilio…

La decisión estaba tomada y adjudicada. Cada vez que veía una foto suya me preguntaba:
-         -  A ver hija, ¿puede saberse qué era lo que veías en él? – Por supuesto no obtenía respuesta. Ya se sabe que el amor es ciego, y el mío además loco.

No hay que decir que pasé por todas las fases de desenamoramiento: lloros, lamentos, falta de apetito, risas incontroladas seguidas de más lloros y una tristeza absurda. Hasta que un día me lo encontré de frente, acompañado de unas largas piernas, ojos morunos y un cabello al viento, que nada tenía que envidiar el indio de “Bailando con lobos”.

En ese instante se me quitó la tontuna y el estado de gilipollez transitoria al que había sido sometida por culpa de un enano semidesnudo, alado y ciego.







55 comentarios:

  1. Hay que ver como te pones, haber traído los deseos otro día que no hubiera partido.
    Y que sepas que era de la Çhampions...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, iba a llevar las cervezas, pero....
      La Champions?????
      Prefiero champán rosé, ea!!!
      Gracias Amando por tu comentario, me ha encantado, jejeeje.

      Eliminar
  2. Muy buen relato! Irónico,con fino humor,pero lleno de emociones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que está lleno de emociones, y de las que pesan.
      Gracias por volver por estos lares.
      Un abrazo, Luni.

      Eliminar
  3. Leerte es casi tan grato como ser tu amiga. Suerte la mía que un genio maravilloso me concedió ambos dones.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese genio me concedió lo mismo, copiona!!
      Placer es tenerte aquí.
      Un fuerte abrazo, amiga mía.

      Eliminar
  4. Peor para él que perdiera sus dos deseos restantes en un partido de futbol, aunque unas cervezas fresquitas nunca bienen mal. jaja. Un placer leerte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay!! las cervezas fresquitas, qué tendrán????
      Peor para él, que bebió y no comiò, jajajaja.
      El placer es mutuo, Rendan.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Aurora, me gustaria que fueran la siguiente en mi sección de "Frases prestadas de compañeros" y te pido permiso para ello y empezar a rebuscar por tus escritos para ver lo que encuentro a no ser que tengas alguna frase ya que te gustara que pusiera. Un saludo amiga.

      Eliminar
    3. Ufff, es un honor, Rendan. Tienes todo el permiso del mundo. Gracias por haber pensado en mí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Jajajajajajja me río porque me sé la historia de memoria. Ella lo tuvo muy fácil, al menos ni convivía con él, ni tenían hijos. Pero hizo bien, a veces es el amor el que nos ciega y nos vuelve gilipollas, luego son las circunstancias hasta que llegas a un punto en el que dices: HASTA AQUÍ LLEGUÉ. Aplaudo a la chica por supuesto y se vaya al carajo ese tipo de hombres.
    Muy bueno!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, verdad!!! De esa manera es mucho más fácil. La de gilipolleces que cometemos en ese estado, qué barbaridad!!!
      Gracias, amiga Maite.
      Un fuerte abrazo y pa`lante.

      Eliminar
  6. Joooooder, cómo me suena. Por un lado u otro. Muy buen relato. Evocación a la libertad, creo que muchas de nosotras nos podemos sentir identificadas en un momento determinado.

    Muy bueno, Toc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La libertad de poder decir: se acabó, con todas las consecuencias, pero se acabó.
      Gracias por tu huella, toc.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hay que ver las de imbecilidades que aceptamos y hacemos cuando caemos en ese estado de estupidez transitoria que llaman enamoramiento. Sin embargo, también es cierto que puede ser por pura rutina...por pereza de plantearse otra vida que no sea esa que ya tememos empaquetada.
    Aurora, la sonrisa no me ha abandonado a lo largo del relato. Gracias por ello.

    Un beso y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que sonrieras, Pilar.
      Lo que hacemos durante ese estado nos sorprende cuando se nos cae la venda, y entonces... madre mía!! pensamos, jajajaja.

      Un abrazo y feliz semana para ti también.

      Eliminar
  8. HOLA QUERIDA AMIGA
    ESTOY VOLVIENDO DE A POCO PORQUE NO ME HE SENTIDO BIEN, COMO SIEMPRE, TENGO TANTAS PRESIONES EN LA VIDA. PERO BUENO... ACÁ ESTOY.
    GRACIAS POR VENIR A TOMAR EL TÉ. DE A POCO ME IRÉ PONIENDO AL DÍA.
    BESOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Luján y espero que vayas recuperándote poco a poco.
      Un abrazo, amiga.

      Eliminar
  9. Nos cuesta más olvidar a nosotras que a ellos y el por qué no lo sé. El final que le has dado es el más común. Él ya ha rehecho la vida con otra, y es ahí cuando ella ya reacciona definitivamente.
    Estupenda la historia,querida Aurora.
    Un abrazo.

    PD,
    No se te actualiza mi blog,será porque no has cambiado el nombre?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Ohma. Nosotras necesitamos un palo gordo en la cabeza para poder reaccionar a tiempo, mientras tanto estamos hechizadas.
      Agradezco muchísimo tu visita.
      Voy a mirar lo del blog, ya me extrañaba a mí tu ausencia.
      Un abrazo, corazón.

      Eliminar
  10. Pues eso es la vida, la vida que se va deshaciendo y renaciendo sin cesar.
    La ola del mar que nos salpica no sabemos si viene o va.
    La mañana teje su manto que la noche destejerá.
    Y al corazón ahora no le importa quién se fue sino quién vendrá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperanza ante lo que ha de venir.
      Bonitas palabras me has dejado Funámbulus, muchas gracias. Me ha encantado tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Emocionante, irónico,cierto, y genial.......................que absurdo, todo por el fútbol.
    Un abrazo
    Isabel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay tantas cosas absurdas que pueden llegar a ocupar nuestro universo..., y no nos damos cuenta.
      Gracias por pasar, Isabel.
      Un abrazo y buen finde.

      Eliminar
  12. Se ve que un amor ciego y encima loco, es muy peligroso.

    Me ha encantado.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uffff, cómo te lo diría yo!!!! De amores locos entiendo un rato, jajaaja.
      Gracias Beatriz, por tu comentario.
      Besos.

      Eliminar
  13. Tengo la teoría de que nos enamoramos no del hombre real sino de aquel que nosotras en el que le queremos convertir y eso es nuestro mayor error, porque no vemos mAs allá de nuestras narices, en fin

    Un besote enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo con eso. No vemos al hombre real, pero es porque nos cegamos y no vemos o no queremos ver, mientras tanto vamos disfrazando o maquillando los momentos malos, pensando que son pasajeros.
      Agradezco mucho tu comentario, 40añera.
      Un besazo.

      Eliminar
  14. Te iba a decir algo muy muy parecido a lo que dice justo acá arriba 40ñera. A mí me ha pasado lo mis-mo, mis-mí-si-mo que a la protagonista, y en más de una relación. Lo bueno es darse cuenta, digo, porque también las hay las que se quedan con un boludo así toda la vida...
    Besito, me encantó el texto.
    Que tengas un buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Eva, entonces sabes de lo que va!!! Si esa venda cayera a tiempo....
      Por qué seremos todo corazón???? No hay derecho!!!
      Gracias por tu visita, corazón.
      Un abrazo y buen finde para ti también.

      Eliminar
  15. Ayyy, el fútbol... Pues sabes, Aurora? Ahora hay muchísimas forofas también, así que quién sabe si esto no pasa también alrevés, ejem...
    En fin, es complicado, cuando no hay manera, pues soluciones, y esta chica las ha tomado, sí.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, será por soluciones!!!!
      Por cierto, hay quien dice que si no puedes con ellos, únete!!!
      Gracias amigo Luis por pasar y comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Me ha encantado, he reído y casi llorado :) Yo me hubiese ido sin haberle servido Jajajajajaja. Maravillosa forma de contar algo tan real. Pues, ¿no podía haber preparado unas cervecitas y unos pinchitos y compartir el partido? Bueno, bueno y lo de la melena al viento, me ha hecho reír, no digamos el estado de gilipollez transitoria. Pero detrás de este relato divertido y entretenido, se cuece un mensaje más profundo. Nos damos cuenta de lo poco que nos merecen cuando las evidencias sobran, seguramente las pistas que van regando día a día, las obviamos porque la ceguera del amor
    nos invade. Somos unas sentimentales... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Lumi, has sabido leer entre líneas. Toda la energía que gastan en la conquista sirve para iluminar una ciudad, luego se acomodan provocando un apagón, son así de primates y nosotras.... unas soñadoras empedernidas.
      Me alegro de que hayas disfrutado y agradezco mucho tu comentario.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  17. Jejeje..! muy bien hecho, ahí se queda con su tele,, su mando y las cervezas que quiera, si se decide a levantar su culo del sillón... ea! a la p... mier..!
    Genial, nunca mejor dicho. Jejeje!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, eso digo yo!!!
      Gracias Anaïs por tu comentario.
      Besotes.

      Eliminar
  18. Más vale tarde que nunca dice el refrán y los refranes, por lo común y a nuestro pesar, siempre aciertan:)

    Espero que la próxima vez elija mejor.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre nos damos cuenta más bien tarde, pero como otro refrán reza: nunca es tarde si la dicha es buena. Tampoco se equivoca, Trini.
      Gracias corazón por tu paso.

      Eliminar
  19. CUANDO ESTAMOS ENAMORADOS SOPORTAMOS MUCHAS COSAS, ESTAMOS CIEGOS TOTALMENTE, LO CIERTO ES QUE ESOS DEFECTOS LOS VEMOS DESPUÉS CON TODO ESE ESTADO NOS ABANDONA.

    UN BESITO QUERIDA AMIGA.

    ResponderEliminar
  20. CUANDO TODO ESE ESTADO NOS ABANDONA... QUISE DECIR.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciegos, sordos y lelos. Cuando se nos cae la venda, nos damos cuenta del error y de que no era tan perfecto como creíamos.
      Un abrazo amiga Luján.

      Eliminar
  21. Me ha encantado. Es una historia que le ha pasado a todo el que se enamora jajajaja
    excelente, divertido, bien narrado.
    enhorabuena
    y gracias por pasar por mis mares
    Carlos

    ResponderEliminar
  22. te he puesto en la lista de los blogs que son favoritos... hay muchas cosas buenas que leer aquí
    saludos
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carlos, es un honor.
      Me ha encantado pasar por tus mares y me quedo navegando en ellos.
      Saludos.

      Eliminar
  23. GRACIAS POR VENIR A TOMAR EL TÉ EN COMPAÑÍA DEL AMOR QUE, AUNQUE ES UN TEMA REPETIDO, SIEMPRE DA PARA MÁS.

    UN BESO Y UN ABRAZO GRANDE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será un tema repetido, pero amiga Luján el amor mueve el mundo y nunca pasa de moda. Un placer ir a tomar el té, como siempre.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  24. Me gusta todo lo que escribes. Admiro tu constancia, tu inspiración inagotable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco mucho tu comentario y tu visita, para mí es un honor. Me alegro de tu vuelta, Ginés.
      Saludos.

      Eliminar
  25. BUENAS NOCHES QUERIDA AMIGA
    FELIZ DOMINGO.
    UN BESO GRANDE PARA TI Y GRACIAS POR VENIR SIEMPRE A VISITARME.
    CARIÑOS

    ResponderEliminar
  26. HOLA QUERIDA AMIGA
    GRACIAS POR VENIR A LA HORA DEL TÉ A COMPARTIR ALGO DE MIS VIVENCIAS EN LAS LETRAS QUE DEJO PARA TODOS, MIS SENTIMIENTOS VAN EN ELLAS.
    BESOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso no hay duda, amiga Luján. Puro sentimiento.
      Un placer tomar ese té.
      Besos.

      Eliminar
  27. Como la vida misma... Me ha encantado este relato, el tema del amor/desamor aderezado con un puntillo cómico (lo más difícil de hacer).
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyyy, mi querida Lucy. ¿Quién entiende a estos H?
      Gracias por pasar, amiga mía.
      Un abrazo.

      Eliminar
  28. Buen relato. Me reí mucho pero luego lloré. Creo que la de las piernas largas soy yo. Tuviste suerte. Yo me casé con él. Ahora tiene 50 y se pone la ropa de nuestro hijo de 16, sigue indicándole el juego a los futbolistas de la tele como si pudiesen oírlo y, para colmo, se enfada con ellos por no haber seguido sus instrucciones... Te lo cambio por 2 de 25, si puede ser.
    Un besito, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, las virtudes de la juventud se convierten en defectos en la madurez. Si encuentro a esos dos ya les doy tu dirección, no hay problema, jejejee.
      Gracias por tus letras, Ainhoa.
      Un abrazo, y me has recordado al gran Aute.

      Eliminar

Toda imagen tomada de la red será retirada si el autor así lo solicita.

Gracias por danzar conmigo.