Mis amigos

Traductor

Directo a tu buzón

jueves, 7 de agosto de 2014

ESCLAVA


Entendía que era tarde al descubrirse adicta a él. Nada pudo hacer para recuperar la cordura que perdió al entregar los suspiros al borde de su boca. Al encapricharse de su voz dejó de ser  dueña de su alma, y al saborear la esencia de su cuerpo quedó prendida de esa magia.

Conjuraba astros y océanos para liberar al espíritu atrapado. Pócimas y mantras para desligar la piel de su piel. Los fluidos de su cuerpo gritaban lo que ella negaba con la mente. Palabras, osadas palabras se deslizaban por los muros de su corazón, corroyendo a cada paso, fundiendo el frío acero y dejando al descubierto todo sentimiento.

Postrada a sus pies, sumisa y doblegada a la voluntad aceptaba los impulsos, obedecía a los instintos dejándose llevar por la marea del deseo. Rasgaba las ataduras de su propia rivalidad ofreciéndose sin restricción.
FOTO DE INTERNET
Sin retorno, con la pasión encendida en los ojos y desbocados los besos asumía su nueva condición de esclava.

                                                                                                                                                             

31 comentarios:

  1. Sabes decir todo con precisión, la palabra esclava muchas veces asusta, pero indistintamente puede tener significados diferentes para quienes la adoptan en su manera de ser y darse. El amor esclaviza, como lo hace el deseo y el placer.

    "Los fluidos de su cuerpo gritaban lo que ella negaba con la mente"

    Besos muy dulces para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, Dulce. Es un término que llega a asustar.
      Gracias por tu comentario.
      Mil Besitos de jueves.

      Eliminar
  2. ohh..qué bueno.. es la perfecta descripción emocionante y sensual de esa adicción que nos generan a veces... Hermoso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Luni. A veces es cómo una irresistible adicción.
      Gracias, siempre, preciosa.
      Un abrazo gordote.

      Eliminar
  3. Vale la pena vivirlo, conocer que es eso, una temporadita, tener la experiencia, y ya. Quedarse ahí enganchada a esa sensación es peligroso, al menos tal y como he entendido que lo cuentas.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El para siempre lo inventó la Compañía Disney, jejeje. Estos estados aparecen en algún momento de la vida dejándonos episodios como el que relato. Después queda como recuedo, y bonito, todo hay que decirlo.
      Un besazo, Inma.
      P.D._ Ay, qué envidia me distéis, bellezas!!!

      Eliminar
  4. Un interesante micro en el que se puede debatir varios puntos, pero yo me quedo, con esa adicción que aunque enganche, es placentera y no puede hacer daño, la pasión irresistible, el desenfreno, la locura del placer, algo que deberíamos beber todos para borrar de nuestras mentes tantas sombras que nos hacen daño.

    Me gustó tu entrada, Auroratris, como todas las que escribes.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una dosis de adicción placentera. Así es.
      Siempre agradezco tus palabras, María.
      Muchos besos de domingo, guapa.

      Eliminar
  5. La condición del esclavo es el amor, aunque pocas veces el tirano entienda de fe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La dominada se deja seducir por el mundo, el que domina se enfrenta al mundo.

      Eliminar
    2. El tirano pocas veces entiende de fe, totalmente de acuerdo.
      Besos, mailconraul y buen domingo.

      Eliminar
  6. El amor es capaz de todo, hasta de asumir una esclavitud en l apersona más libre.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así nos doblega el amor. El YO pasa a ser un NOSOTROS, y en ocasiones TÚ.
      Mil besitos, Carmen.

      Eliminar
  7. Brutal! Es cierto. Al final asumimos la adicción por ser emocionalmente o sentimentalmente dependientes y eso nos convierte en esclavas, bueno, o nos convertía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No queda otra más que asumir en ese momento la adicción, luego... pues como todo, acaba pasando ese estado.
      Un besazo de domingo, Toc.

      Eliminar
  8. Esclava, hermosa palabra de entrega, amor completo, donde todo se ofrece ...
    cuando se ama

    bello tu escrito preciosa , mas que bello

    muchos besitos para tu dia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo se ofrece cuando se ama, perfecta definición, Cora.
      Gracias por tus palabras, corazón.

      Eliminar
  9. una dosís de tu escencia,
    una dosís de tu cuerpo,,
    una dosis de tu alma,,,
    una pasión sin freno,,,,
    Besos.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poquito de cada hace un mucho. Precioso, visto así.
      Besos, Lobo.

      Eliminar
  10. Sumisa de la seguridad incierta, al placer de algo alguien un hecho un sentimiento una persona. Esclava que dibujas y piensas en tu entrega bloguera, autora.
    Una pequeña obra muy interesante. La lucha interna de nuestras formas orgánicas contra la fantasía que acarrea ser "inteligentes" emocionalmente hablando... o algo así.
    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arrastramos una cadena cada día, siempre hay algo que nos hace sentir esclavos. Incluso de nosotros mismos.
      Muchas gracias amigo Luis. Un placer tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. A veces, recuperar la libertad es más doloroso aún.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho más. Volver a construirte desde unas ruinas, ufff
      Un fuerte abrazo, Amando.

      Eliminar
  12. Estupendamente descrito... Un saludo desde Murcia...buen verano...

    ResponderEliminar
  13. fracamente bueno. me ha gustado mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Miguelo. Una grata sorpresa verte de nuevo por aquí.
      Besos.

      Eliminar
  14. A veces la esclavitud es tremendamente dulce...

    UN besote más

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces lo es, sí.
      Muchas gracias por leer.
      Besotes.

      Eliminar

  15. Una esclavitud voluntaria al placer y la pasión, donde las ataduras están en los instintos
    esos que a veces no se pueden o no se quieren dominar ante el deseo y que nos hacen adictos y esclavos de lo que de alguna manera necesitamos para llenar nuestra satisfacción. La mas pura necesidad del amor, de amar.
    Bonito este micro que dejas con unos cuantos matices para reflexionar.

    Un saludo Auroratris un placer leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esclava y sometida por amor, por el más puro amor.
      Gracias, Agapxis. Tus letras me animan.
      Un saludo.

      Eliminar

Toda imagen tomada de la red será retirada si el autor así lo solicita.

Gracias por danzar conmigo.