Mis amigos

Traductor

Directo a tu buzón

lunes, 28 de julio de 2014

EVOCANDO UN OLVIDO



Atrapado en la oscuridad de la noche le susurraba al humo de un cigarro. Le contaba con la amargura de quien ya no tiene recuerdos cómo había olvidado lo que una vez le atrajo de ella. La niebla del tiempo había cubierto imágenes, ahogado sonidos, borrado sonrisas…

FOTO DE INTERNET



Entre calada y calada de sus labios volaban formas caprichosas en la soledad de una cocina. Una figura quiso emular el andar sinuoso con el que se le acercó por primera vez. Sonreía al recordar.

Como efecto cadena su sonrisa trajo la de ella a su memoria, adoraba la curva de su boca cuando se producía. La llama del encendedor prendió la mecha de los recuerdos enterrados, iluminando el sendero por el que un día se fueron. Regresaban a borbotones con el mismo sonido que la lluvia en el cristal de la ventana.

¿Cómo pudo olvidar el sol de sus ojos, su nombre en sus labios y el aroma de su piel? ¿Dónde quedó la caricia que bordaban los dedos de sus manos? ¿Quién acalló su risa? ¿Cuándo el calor de sus cuerpos dejó de ser suficiente? ¿Por qué cuando la miraba no se veía reflejado en sus pupilas?

Cómo, dónde, quién, cuándo y por qué.

Se instalaban a su alrededor en aquella diminuta mesa compartiendo otro cigarro. Las gotas se instalaban en el alfeizar a la vez que lo hacía el presente. Fumaba y tramaba cómo sería su reconquista. Volvería a atacarla con aquellas cosas absurdas que tanto le hacían reír a los dos. Las que siempre acababan mudas con un beso.

El beso, era la bandera blanca cuando aparecía una guerra. Su pecho, la trinchera donde se refugiaba. Sus brazos, donde se rendía. Su cuerpo, su prisión.

Aplastando con dureza la colilla se dirigió hacia la habitación. Recibió la bofetada de la soledad al descubrir la cama vacía. Invocación que dejó en su retina la imagen de un equipaje, un taxi y un adiós.

Salió a la calle empapándose de la madrugada. En sus pasos viajaba la premura y en su mente un solo pensamiento: llegar a tiempo.
                                                                                                                               




34 comentarios:

  1. ohh..no me esperaba ese final.. pero,creo que es el único posible para no restar fuerza a este relato lleno de emoción,y con un punto de desolada desesperación. Precioso Auro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que todos corremos en el último momento para llegar a tiempo de algo importante en nuestra vida. No sé.
      Muchas gracias, por tu comentario querida Luni.

      Eliminar
  2. Cuánta belleza en tus escritos...

    Me da tristeza... que pena que el amor acabe, que llegue el olvido, que se rompa tanta belleza...

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me producen esos sentimientos, Carmen. Lo bello debe durar siempre.
      Besitos, muchos.

      Eliminar
  3. Y es que hay bofetadas que duelen mucho más que las reales, como la soledad cuando no es deseada, y se apodera de uno axfisiándole el alma, esa soledad es la peor que se puede sentir, un ahogo indescriptible.

    Muy bella tu entrada, como siempre nos tienes acostumbrados, es un placer siempre leerte, en verdad, te admiro, eres una maravillosa escritora.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La peor de las soledades. La admiración es mutua, María. Yo me maravillo de tus poemas, soy incapaz de hilvanar con esa maestría.
      Mil besitos, preciosa.

      Eliminar
  4. Siempre tienes buen ritmo en tus relatos muy agradables de leer y de seguir. Me gusta este párrafo...

    "El beso, era la bandera blanca cuando aparecía una guerra. Su pecho, la trinchera donde se refugiaba. Sus brazos, donde se rendía. Su cuerpo, su prisión."

    Besos muy dulces y linda semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese párrafo es el que todos buscamos al final del día. A mí me encanta!!
      Gracias, Dulce. Me anima mucho tu comentario.
      Mil besitos.

      Eliminar
  5. Para llegar a ese triste final, es que en el camino nos hemos perdido y no alcanzamos a valorar lo especial que tuvimos.
    Coincido con Dulce, ese párrafo también me gusta.
    Abrazos Auroratris.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces el camino se vuelve angosto y tomamos el atajo, no siempre es el más idóneo, pero... qué pena!! Ese párrafo... todo lo resume, todo.
      Muchos besitos, Verónica.

      Eliminar
  6. holita me sigue encantando leerte ,paso corriendo
    pero siempre tengo unos minutos para ti
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres un solete, preciosa. Muchísimas gracia, Txatxa.
      Besazos.

      Eliminar
  7. Me gustan esos aires de decadentes, como de novela negra, dejando esa esperanza para un posible final después del final.

    Besos, Autora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (sobra un "de" en el comentario)

      :-)

      Eliminar
    2. Yo también lo veo así, de hecho en mi mente estaba Humphrey bogart, su mirada impasible y su nube de humo.
      Jejejeje, perfeccionista!!! Me recuerdas a alguien.
      Un besazo, Luis.

      Eliminar
  8. He saboreado la historia, querida Aurora, sí, la he disfrutado como un pastel bien elaborado.
    Me da que todos hemos pasado por algo parecido, :)
    Felicidades por hacerlo tan bien!
    Y un abrazo largo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, también creo que todos hemos pasado. Muchas gracias, amiga Ohma.
      Tú sí que me dejas buen sabor de boca cada vez que pasas por aquí.
      Otro abrazo, el mío "chillao"

      Eliminar
  9. venir a tu blog y revolverme encantada entre tus letras es un placer

    ResponderEliminar
  10. ¡¡¡¡Por favor que bien escribes mi niña!!!!
    Me ha encantado
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho.Gracias, corazón.
      Un besazo y buen finde.

      Eliminar
  11. me ha encantado leer tu relato, en cada detalle
    me quedo con la misma frase que Dulce

    "El beso, era la bandera blanca cuando aparecía una guerra. Su pecho, la trinchera donde se refugiaba. Sus brazos, donde se rendía. Su cuerpo, su prisión "

    muchos besitos preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le dije a él, es lo mejor que te puede pasar al final del día. Yo también me quedo con ese párrafo, Cora. Sin guerras, saboreando paz.
      Me encanta que te encante.
      Mil besitos.

      Eliminar
  12. Magnifique post "j'ai adoré la courbe de sa bouche" dis-tu! moi j'ai adoré te lire!
    Bon week-end Cath

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merci beaucoup, Cath. La courbe d'un sourire est la huitième merveille du monde.
      Bisous.

      Eliminar
    2. Merci et bonne semaine, merci de tes passages sur mes pages. Bises Cath.

      Eliminar
  13. Efectivamente, fumar va a resultar nocivo: revuelve nuestros fantasmas interiores más aún que nuestros pulmones.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
  14. Ya se dice que el tabaco mata, ya sea de una manera o de otra.
    Mil besitos, Amando.

    ResponderEliminar
  15. Sublime. Es momento en el que se uno cuenta Coño ha dejado escapar a alguien tan preciado. Y es que sólo valoramos lo que tenemos cuando lo perdemos.
    Me tienes impresionada, Toc .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, puñetero teclado predictivo del móvil. Quería decir CÓMO!!!

      Eliminar
  16. Efectivamente, Toc. Valoramos tarde lo perdido. Defecto de fábrica le llamo yo.
    Me alegra que lo veas así, gracias.
    Un besote dominguero.

    ResponderEliminar
  17. Hay una enajenación de necesidad cuando se tienen sentimientos al lado, que diluyen las posibilidades y nos brinda ante ellas, no sabemos, no apreciamos, porque en verdad la confianza solo circula en un sentido, hasta que se evapora y desaparece el calor del sentimiento, entonces aparece el recuerdo, que como el humo de ese cigarrillo nos invade en aromas y ansiedad y nos baja a la realidad de lo que seguimos necesitado y no deberíamos perder la oportunidad de recuperar lo que no se quiere perder.

    Cuando todo esto sucede deberíamos aprender una lección, que la necesidad y la confianza siempre va en dos direcciones y que hay que circulas con aire fresco que mueva las emociones y las refresquen.
    Me encanta tu relato y todo lo que lleva entre lineas, o quizás lo que yo percibo, me gusta como cuelgas todo al rededor de ese cigarrillo, que a veces se necesita para poner en orden los pensamientos y tranquilizas los sentidos.

    Un abrazo Auroratris.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes leer entre líneas, Agapxis. Reconocí tu sensibilidad en tus letras, ese sexto sentido que pocos tienen. Has visto y sentido el mensaje tal y cómo es. Mil gracias por tu comentario, apropiado y acertado.
      Abrazos, Agapxis.

      Eliminar

Toda imagen tomada de la red será retirada si el autor así lo solicita.

Gracias por danzar conmigo.