Mis amigos

Traductor

Directo a tu buzón

domingo, 21 de octubre de 2012

CENICIENTA SIN PERDICES


http://guia.actitudfem.com/princesas-de-disney-en-3d

A las doce en punto, Cenicienta recogía sus zapatillas de rizo americano, hechas en China pero compradas en una gran superficie. Hacía tiempo que sus zapatitos de cristal fueron guardados entre algodones, dentro de una caja y colocados en la estantería más alejada de la parte más alta de su armario de Ikea.

Se introducía en su gran cama principesca y allí aguardaba a que Príncipe Azul hiciera su aparición estelar. Esa noche, no apareció. Decidió quedarse retirado tres manzanas calle abajo, ante una pantalla futbolera de plasma, entre dos soldados reales cargados de espadas y alcohol y dentro del local más cutre y salchichero que se pueda encontrar en cien metros a la redonda.

Si había algo en la Tierra que Príncipe Azul adoraba más que a su propio porte, eso era el fútbol. Su campo de visión se adaptaba a las medidas de la pantalla en cuestión, descartando todo lo demás, incluyendo a la pobre Cenicienta. ¡Cuán equivocada se casó creyendo que conseguiría reconducir al príncipe con sus encantos! Tras un lustro, tristemente descubrió que no bastaban sus tetas, así que llegados a este punto concluyó que ese dicho que reza por ahí de que tiran más dos susodichas que dos carretas, es un bulo o una leyenda urbana.

Cenicienta se cansó de danzar, hacer aspavientos y  mandarle mensajes con las palomas. Las cuales abandonaron el palacio y se fueron a una compañía telefónica de auge porque allí les pagaban más y mejor. Llegó a completar una larga lista de esfuerzos, todo por llamar la atención de su Príncipe Azul.

Decidió conocer el mundo de la nueva era: la tecnología.

Con paso firme y una desafiante fila de doncellas, se marchó a un gran centro comercial y allí encontró lo que iba buscando. Un ordenador portátil última generación, un móvil con su whatsapp incorporado para no desaprovechar conversación, y por supuesto a un lacayo dispuesto a enseñarle paso a paso todos los secretos que encierran estos trastos.

Desde entonces la joven princesa navega por internet como si fuese por el lago palaciego. Maneja todas las recónditas teclas de su prodigioso móvil y googlea sus dudas.  Se alistó en una red social de mucho prestigio, consiguiendo tener más seguidores que su adorado Azul.

Cada día al levantarse y posar sus soberanos pies sobre la alfombra roja, se conecta a la red y decide el estado que la acompañará durante la jornada. El príncipe mosqueado porque perdió su equipo, quiere discutir o hablar sobre no sé qué.

Cenicienta cariñosamente le dice: - ¡amor mío, sígueme en twitter!

34 comentarios:

  1. jajajajaj, fabuloso final, originalísimo microrrelato, Aurora. Muy divertido.
    Besos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Misión cumplida: arrancarte una sonrisa. Gracias Luis por pasear por esta orilla.
      Besos desde el Mediterráneo.

      Eliminar
  2. Lo fui leyendo saboreando tu fina ironía para acabar con una amplia sonrisa, lo del twitter me pareció lo mejor que podía hacer la deseencantada princesa jajaja.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, verdad? jajaja, vías alternativas para salir de esa desídia. Gracias querida Ohma.
      Besos de una plebeya.

      Eliminar
  3. Jajajaja ¡cómo ha cambiado el cuento!
    Pero es una triste realidad. Hay muchas Cenicientas que se sentirán plenamente identificadas con esta entrada, Auroramari. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivir para ver, jejeje.
      Tristemente así es, amiga Hulna.
      Qué bueno lo de Auroramari, jajajaja!
      Gracias por pasar y besazos.

      Eliminar
  4. Fantástico!!! me ha encantado y además ... uffff... me suena. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que suena y no es un sonajero, ainss amiga Maite!!!
      Agradezco este descansito.
      Besos para ti también.

      Eliminar
  5. Muy bueno y muy real jajaja Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Real como la vida misma, ya sea en palacio, castillo o apartamento del quinto, en todos sitios cuecen habas...
      Gracias luchadora por tu pasito.
      Besitos.

      Eliminar
  6. Lo malo de que Cenicienta entre en la red es que seguramente haya más príncipes azules al otro lado del pc esperándo a que ella acepte el chat.

    Cómo ha cambiado el cuento, Tocaya! Muy real, desde luego...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que se reproducen como chinos, están en todas partes estos príncipes azules.
      Gracias por pasar y quedarte, toca.
      Besos.

      Eliminar
  7. Fresco,divertido,irónico! Qué más se puede pedir? te felicito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aparte de pasar un ratito divertido??? Que nos toque el gordo de Navidad.
      Gracias Luni, un placer tenerte por aquí.
      Besos.

      Eliminar
  8. Muy buena revisión del cuento original, si señora...eso es actualizar, y lo demás son tonterias :)
    Enhorabuena,amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Renovarse o morir, jajaja, o eso dicen.
      Gracias amigo, qué bueno tenerte de vuelta!!!
      Besos.

      Eliminar
  9. Excelente. Simplemente excelente. Mis buenos pensamientos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cristian por tus buenos pensamientos.
      Un saludo.

      Eliminar
  10. Me ha encantado la idea de trasladar a Cenicienta al tiempo de la tecnología puntísima, al abandono del Azul, por el fútbol como no podía ser de otra manera y al acomodo de los lujos. Pero que se divorcie, por favor ¿qué hace con un pánfilo de tal calibre?
    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo me pregunto yo, jajaja.
      Gracias fonsi por quedarte una vez más.
      Besos.

      Eliminar
  11. Jajaja!!! Y lo bien que hace Cenicienta, es mi ídola total...
    El fútbol le hace mucho daño a la pareja, jajaja!!! En breve el amor va a darse solo por whatsapp, twitter o facebook.
    Besos, qué graciosa tu entrada, me encantó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiempo al tiempo, Eva. No sería de extrañar que acabara siendo como dices, jajaja.
      Gracias por cruzar a este charco.
      Besos

      Eliminar
  12. ¡Genial!

    Es genial tu relato. Creo que la mayoría de las " Cenicientas" que pululan, pululamos, por la red, se sienten identificadas:):)

    Te felicito

    Besossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Trini, estoy de acuerdo contigo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Buenísimo querida amiga.
    Humor fino con ironía de la buena.
    Besos con abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amiga mía, el humor que no decaiga, jajaja.
      Besos y abrazos para ti también.

      Eliminar
  14. jajajaja!, Aurora, muy bueno de principio a fin. Una radiografía del panorama actual.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Actual y de toda la vida, Pilar, jejeje.
      Gracias por estar ahí.
      Un abrazo, guapa.

      Eliminar
  15. Hola Aurora, ¿sabes lo que es que te dejen sin casi palabras?.

    Más razón que un santo y el final, con lo de twitter, me has sacado una sonrisa en el rostro.

    Enhorabuena, muy entretenido y original el artículo :=)

    Saludos,
    Francisco M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Francisco.
      Me alegro de haberte sacado esa sonrisa.
      Un saludo.

      Eliminar
  16. Muy buen relato, simpático, ameno y demasiado real!
    Las nuevas cenicientas guardaron tules, zapatos de cristal y van destronando sus temores sabiendo que detrás de las puertas y ventanales existe un mundo que las espera.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es Pilar, un mundo que espera ser descubierto. Gracias por pasar.
      Abrazos para ti, también.

      Eliminar
  17. El cuento ha cambiado. Cada vez hay menos Cenicientas y más Pocahontas. Has metido mucho humor para pintar una realidad cada vez más común.
    Lo que no sabemos es si el lacayo que ayudó a la Cenicienta a ponerse al día en las nuevas tecnologías iba con buenas intenciones o escondía algo (todo el mundo es bueno, hasta que se demuestre lo contrario).
    Buen texto, Aurori, cada vez mejor.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de Pocahontas lo dices por la poca ropa y sin zapatos, no??? jajaja.
      Los lacayos del media mark siempre van con buenas intenciones, lo que les interesa es vender. Es cierto que aunque sea un relato de humor no deja de ser realidad.
      Gracias por este descansito.
      Besos.

      Eliminar

Toda imagen tomada de la red será retirada si el autor así lo solicita.

Gracias por danzar conmigo.