Mis amigos

Traductor

Directo a tu buzón

martes, 4 de diciembre de 2018

FulGor














Cruzas la puerta y la estancia se ilumina con el fulgor de tus ojos, 
ese verde incandescente que se agranda cuando me hablas...
Dejo de Hilar palabras si pronuncias mi nombre, 
ahí me quedo perdida en el triángulo de tu mirada.

Habrás oído hablar de esas famosas islas, 
yo las tengo ubicadas en el iris de tus ojos...

Pero hoy no he venido Para piropearlos ... 
Si no para hablar de nosotros, 
de que tengo palabras rizadas en la punta de la Lengua,
que si cierro la boca evitaré un ataque de pudor
devolviéndolas al cofre de lo no dicho.

Hoy me he vestido con el traje de la confianza 
para lanzarme a ese Mar de Estrellas 
y decirte cuánto Te Quiero. 

Calzo una altura igual al vértigo que siento en este preciso momento. 
Practico a tu espalda la forma de cada palabra dibujándose en mis labios… 
y al girarte un susurro te alcanza a modo de atención. 

Como una bala traspasan la oquedad de mi garganta 
para clavarse en esos Planetas que me están mirando,
y esperando cualquier reacción todo es aceptable.

©Auroratris











martes, 27 de noviembre de 2018

RuletA










Se aturulla el viento en mi ventana cuando me habla de ti, 
se agolpa en el frío cristal trayéndome tu imagen, y en el azabache de tus lunas me reflejo, 
me hundo… 
y no quiero saber nadar porque prefiero el abismo de tu mirada antes de que el sol queme mis párpados, cansados de mirar hacia un horizonte vacío.

Rompe la noche pernoctando la nostalgia en mi almohada abatida de tanto echarte de menos,
y al compás de una lluvia torrencial atraviesas mi sueño… 
Cede la bisagra de mi garganta pronunciando tu nombre, 
las sílabas se estrellan en el cielo de mi paladar, 
volviéndose veneno para mi cuerpo y salve para mi alma.

Tu nombre, el doble o nada de mi ruleta.




©Auroratris











sábado, 24 de noviembre de 2018

Signos




25 noviembre
Día internacional contra la violencia de género.
Tod@s contra esta lacra, ni una Más..













Hazlo…
Marca mi rostro con el dorso de tu mano
Para decirme que soy Tu Mujer.

Hazlo…
Pon tu huella entre mis costillas
Para marcarme como Tu Hembra.

Hazlo…
Vísteme cardenalicia con tu ira,
Llamándome Tu Puta.

Y cuando acabes… seré Tu Verdugo.


©Auroratris



















sábado, 17 de noviembre de 2018

LL{AmAdo}













Fragmento el silencio que nos separa
y desfallece mi voz dormida.
Pronunciando un llamado.

Ven...

Que Soy nota silente esperando el vibrato que me enerve.
Como instrumento de blues...
Como Alma sin estrella aguardando tu tacto.

Agítame...

en tu pensamiento como fleco de tus nervios
sintiéndome Fortunio de tu piel.

Suéñame...

En tu deseo elevado,
y haz que tu involuntario espasmo
lleve el denso nombre de mi boca.


©Auroratris







sábado, 10 de noviembre de 2018

HidalGuía














Quijotesco,
este mi cuerpo se engalana
de un fresco pueril
y embadurna de simientes nuevas
este lecho de lluvias.

Asentido y consentido,
todo el estrellato de tu hechura
que se cose a mi costura,
pespuntes de placer que deshace
este temblor primero y reclama de tu peso
toda la luz.

Dóname las mieles de tu boca,
o simplemente sella los poros de esta Piel soñadora
que ya se alarga como la tarde.

Desperézame las ganas
de seguir amándote después de amarte.

©Auroratris










miércoles, 7 de noviembre de 2018

MaG{AdE}










Luce la noche un camafeo… hechizo para sus ojos,
dormido el pigmeo rayo sobre el dúctil cristal
la envuelve de Magia y Luna,
de Pluma y Letra Escarlata.

¿Acaso es Pecado Tocar-La?

Sueña que es Anillo de Plata y Viento,
alzando sus miembros en Cofrade Comunión.
Engaña a la distancia con un vuelco de cabeza
Y el guiño de un Escultor.

¿Acaso es Pecado Soñar-La?

Se desprende el Alabastro del Manto Nocturno
posando su Huella Secular.
Presentación Venerada para
la mirada Humilde y Mundana,
que se aloja en el Halo Lunar.

©Auroratris











miércoles, 31 de octubre de 2018

JEALOUSY








Adoro el rojo terciopelo… la intensidad de su tono envolviendo tu delicado cuerpo, haciendo juego con tus ojos, tu pelo… adaptándose a tus formas, ciñéndose a tus curvas. Esas curvas que hacen que pierda la cabeza y me transforme en una bestia hambrienta de posesión.

Verte así… inerte, tumbada sobre la cama, resaltando tu expresión sobre el color. Dormida para mí, con el rostro principesco, como esperando un beso de amor. Recorro con la mirada cada parte de tus modos, deteniéndome en cada uno de ellos y traer a mi mente momentos vividos, la pasión desbordada en cada entrega.

Me revuelvo en el sillón, pensamientos contradictorios me llevan a caer en la cuenta de mi nueva situación… sentimientos encontrados, emociones que me vapulean la mente. Me vuelvo a centrar en tu figura inmóvil.

El cuadro de tus hombros, la perfección para enmarcar el escote donde tantas veces vertí mi hombría y sellé tu piel con mi nombre. Deslizo la vista hasta tus caderas y siento esa pulsión incontrolable al pensar es tus movimientos llamando a los míos, con la seductora redondez engarzada a mis manos mientras mi cuerpo se estrellaba una y otra vez.

Tapo mis ojos con mis manos y es entonces cuando veo el rojo también en ellas. Me apresuro para correr a tu lado y comprobar tu estado, el helor que emana tu cuerpo, tu inexistente respiración, la rigidez de tus brazos… la desesperación me alcanza porque empiezo a recordar…

- Mía y de nadie más. - Grité antes de seccionar tu cuello y verte caer como un juguete roto. Inmaculada pertenencia en cada desgarro que llevé a cabo, amputé tu vida para que pertenecieras a la mía.

Después todo se tornó rojo terciopelo envolviendo tu delicado cuerpo.

                                                                          ©Auroratris