Mis amigos

Traductor

Directo a tu buzón

viernes, 19 de octubre de 2018

TeatraL









Pliega los miembros,
y el teatro de las manos
en el hogar de su regazo,
 Como si fuese la infancia en las tardes de invierno.

Le muestra a las pestañas la nueva dirección...
Abajo...
Más abajo...
Por Donde se diluye el río de los recuerdos.

Atrevida la comisura sonríe
ante el final de la función,
 y entre sombras queda
la única actriz de la obra,
esperando
la caída del telón.


©Auroratris





viernes, 12 de octubre de 2018

MUTACIÓN









Embriagada por su efluvio de no vida, 
recorro enhebrando el tálamo dormido de su ciudadela.

La entretela de su materia se mantiene rígida 
bajo el paso invertebrado de mi celo.

Apuesto todos mis inviernos 
para adentrarme en su víscera...

Aleteo que no percibe ojo humano... 
Mutan mis alas con sus pestañas 
y al soñarla la muerte,
 es a mí a quien se lleva...

Resucitar-me en ella.


© Auroratris







domingo, 7 de octubre de 2018

ClanDestino













Rasgó el Silencio por deseo ImPerativo,
viajó Ufano al desprenderse de mis Labios,
encadenándose al cadalso de tu Piel.
Profundo y Lento…

Arábigo Beso.

Enredado,
cual medida de Sierpe,
ascendió hasta tu húmedo Cielo,
anidando la Concesión en la perfecta Alquimia.

Quedóse tallado como un Laurel Corintio,
Ornamenta clandestina,
Aleación indeleble…
que Meces al caminar.


©Auroratris










sábado, 6 de octubre de 2018

{La gata vio al asesino} por Nino Ortea






Foto propia



Raymond Tournier nació el dia de su decimocuarto cumpleaños. 

Hasta el 2 de julio de 1910, él había sido "Ray": un niño consentido y enclenque, que creció con la tranquilidad que da el saberse ignorado por todos. En su caso, incluso los matones del colegio lo excluían como víctima de sus abusos, pese a lo tentador que les resultaba su fragilidad física, dado el miedo de esos bravucones a los puños firmes de los dos hermanos mayores de Ray.

...



Y hasta aquí puedo leer, como decía una gran y conocida presentadora de un concurso de mi época. Con esta entrada el lector queda más que intrigado haciéndose muchas preguntas. Yo misma devoré la novela en un breve espacio de tiempo, la trama, la lectura sencilla que no simple, los personajes llenos de un carisma que pareciera estar narrando ellos mismos sus vidas... Todo ello da lugar para disfrutar de esta aventura que nuestro querido compañero y amigo Nino Ortea nos ofrece en su novela "La gata vio al asesino

Y a este lujo no podía faltar la pluma de nuestra querida Athenea, haciendo una exquisita presentación donde la imagino amenizando con su voz y acariciando sutilmente el oído del oyente. Desde su lado dulce nos presenta a Chloé, una felina que roba corazones y salva vidas.





Foto propia










sábado, 29 de septiembre de 2018

Estío Carnal











Estío ardiendo en la punta de los dedos,
engendrando
llamas y aliento.

Quemar la sabana de tu cuerpo con un solo gramo de intensidad ...
Espiral abriéndose paso a gritos de silencio.
Vértigos plañidos en este ritmo ateo,
instigador del mártir jubón. .

Fiebre yaciendo en los labios hambrientos,

avaricia en el espoleo.
Los suspiros se colapsan en el pecho,
liberando tu nombre
antes del abandono.


©Auroratris











jueves, 27 de septiembre de 2018

Arrullo












Me sientes mientras
Le hablo a tu rebeldía,
a la ausencia de tu ancla,
a la plenitud de tu ánfora.

Le hablo a tus silencios insolventes contra mi inquietud,
a la libertad de tu espíritu cuando buscas la aprobación de mi mirada,
a lo etéreo que te habita,
a esa complicidad repentina que todavía mora en el armario de los juegos...

Le hablo a tu lengua desconocida y a la risa que reconozco.

Todavía arrullo el aire que mueves cuando ya no estás y me sientes.




©Auroratris












viernes, 21 de septiembre de 2018

Lava












No reconozco la lava,
Que Bulle en el volcán
ni su intento por atraparme.

Convertir en ceniza
El cuento que fui.
Quemar la desnudez de mis pasos
apresurados por acercarme,
en el triste amago de alejarme.

Estúpido arrebato
que me puede hacer arder,
en la pericia de salvar-Me
del vacío y la nada.

Quiero recordar su forma cuando solo era Humo.


©Auroratris